X

Salud

¿Mito o realidad? Conozca los secretos de la eyaculación femenina

Foto: GQ

(Caracas, 09 de marzo. Noticias24).- Hay una gran diferencia entre tabú y leyenda urbana. El primero hace alusión a algo de lo cual la gente no quiere o tiene prohibido comentar, mientras que en el segundo ocurre lo contrario.

Se trata de un acontecimiento del que todos hablan, pero a nadie le consta que realmente haya ocurrido. El fenómeno fisiológico conocido como eyaculación femenina o, coloquialmente, squirting (que se traduce al español como chorrear o salir a chorros), cae en ambas acepciones. Es un tabú y una leyenda urbana al mismo tiempo.

Déjenme explicarme. Por una parte, no es algo que uno escuche en una conversación de café, como podría ser la relación de Kate del Castillo con las altas esferas del narcotráfico, pero por otra, todos sabemos que existe aunque probablemente no conozcamos a nadie a quien le haya pasado. Lo que sí es que no dudo que todos hayamos tenido la misma reacción de absoluta incredulidad cuando nos enteramos de su existencia, ya sea porque alguien nos lo dijo o porque lo vimos en una película porno.

De hecho, el término en inglés es una descripción gráfica —y un poco corriente— de lo que supuestamente sucede cuando algunas mujeres alcanzan un orgasmo: un líquido empieza a salir a borbotones de alguna de sus cavidades empapando a todo y todos a su paso. Si algo nos consta es que las representaciones de los actos sexuales por la industria pornográfica no son muy veraces. Entonces, ¿qué tan real es la eyaculación femenina y con qué frecuencia pasa? ¿Qué es exactamente ese líquido y por qué es tan raro?

Hasta hace poco, los científicos creían que lo que algunas mujeres referían como “eyaculación” es en realidad solo incontinencia de coito, es decir, mujeres que se orinan durante el orgasmo. Sin embargo, varios estudios han confirmado que esto no siempre es así.

Una de las investigaciones más completas, realizada en Francia, analizó a siete mujeres quienes habían reportado el tener la capacidad de producir hasta un vaso de líquido durante un orgasmo. El equipo, encabezado por el ginecólogo Samuel Salama, analizó la orina de estas pacientes, así como sus vejigas utilizando ultrasonidos antes y después del orgasmo. Uno de sus hallazgos fue que aun cuando las vejigas de las participantes estaban vacías, antes de alcanzar la eyaculación se volvían a llenar y, una vez finalizado el orgasmo, se vaciaban.

Sobre los fluidos encontraron que en dos mujeres no existía ninguna distinción entre los productos químicos presentes en sus respectivas orinas y el que habían arrojado durante el orgasmo. Las otras cinco presentaron una diferencia notable, ya que se encontró una pequeña cantidad de antígeno prostático específico, una enzima que no se detectó en su muestra de orina inicial. Este químico suele estar presente en el líquido seminal producido por la próstata durante la eyaculación masculina y sirve para ayudar a “nadar” a los espermatozoides. Mientras que, según Salama, el antígeno prostático en las mujeres es producido por las glándulas de Skene.

Por lo tanto, durante el orgasmo femenino pueden producirse dos líquidos diferentes: orina normal o la llamada eyaculación femenina. El líquido que contiene antígeno prostático, aunque también transita por la vejiga y técnicamente es orina, se distingue por su color blanco, lechoso y sale en menor cantidad comparado a los chisguetes que vemos en las escenas pornográficas.

Lo interesante es que los médicos afirman que todas las mujeres son capaces de tener esta reacción, pero desconocen las causas por las cuales no todas lo consiguen.

Con información de GQ