X

Salud

Practica estos siete ejercicios para decirle adiós a la nefasta papada

Foto: Cortesía de ABC.es

(Caracas, 11 de abril. Noticias24).- El cuello es una parte de nuestro cuerpo que solemos tener olvidada hasta que empezamos a notar con el paso del tiempo la formación de la nefasta papada. Existen varios factores que influyen en la aparición de esta piel de más, como es el sobrepeso y la flacidez, pero también hay muchos ejercicios que podemos practicar para reducirla progresivamente.

Lea también​:​ ¡Belleza24 abre nuevo taller! Aprende bambuterapia y piedras calientes

La acumulación de grasa en esta zona del cuerpo puede sugerir que seas propensa a sufrir alguna enfermedad cardiometabólica.

Esto es algo que no solo les ocurre a las personas que estén un poco pasadas de peso. También se puede desarrollar una papada si los músculos de la zona de tu mandíbula se encuentran flácidos.

1. Lengua en forma circular

Colócate sentada en un lugar cómodo, con la espalda completamente recta y con la boca cerrada.

Entonces, con tu lengua vas a dibujar círculos sobre tu paladar.

Trata de realizar diez repeticiones, y hacerlo por lo menos unas tres veces al día.

También, puedes intentar realizar los círculos hacia un lado primero y luego hacia el otro.

Foto: Cortesía de Mejor con Salud

2. Lengua en forma de prensa

Para empezar debes colocarte sentada con la espalda completamente recta, con los hombros colgados, preferiblemente en un sitio cómodo.

Coloca la cabeza mirando hacia arriba, con el cuello completamente estirado.

A continuación, presiona la lengua hacia el paladar. Primero hacia el superior y luego el posterior. Mientras realizas ese movimiento con la lengua, debes flexionar la cabeza, de manera que tu barbilla toque tu pecho.

Esto debes ejecutarlo sin dejar de hacer presión con tu lengua hacia el paladar superior, ¡así que concéntrate! Luego relaja la lengua y regresa a la posición de inicio.

Realiza, al menos, 20 repeticiones al día de este ejercicio.

3. Puchero inclinado

Este ejercicio puedes hacerlo parada o sentada. Como tú prefieras y te sientas a gusto.

Lo que debes hacer es sacar el labio de abajo lo más retirado de la boca que puedas, como hacen los bebes cuando van a llorar.

Mientras realizas el puchero debes contraer el cuello, y flexionar la cabeza, de manera que tu barbilla toque tu pecho.

A la vez que realizas este procedimiento, mantén siempre tu espalda recta con los hombros derechos.

Cuando tu barbilla toque el pecho regresa a la posición de inicio, descansa y repite el procedimiento al menos 15 veces en el día.

4. Boca en forma de O

Coloca tu espalda siempre recta, con los hombros colgados. Luego debes extender el cuello con la cabeza hacia atrás, y luego, arrugar los labios formando un círculo que parezca una “O”.

Haz el ejercicio sin dejar de extender el cuello y mantente así durante 20 o 25 segundos. Después regresa a la posición de inicio y repite, por lo menos, 10 veces en el día.

Foto: Cortesía de Mejor con Salud

5. Rotar el cuello

Este ejercicio puedes realizarlo en la posición que más te guste, bien sea sentada o parada. Lo importante es que endereces la espalda lo más que puedas.

Luego vas a mover la barbilla para tocar un hombro y después el otro.

La barbilla debe formar un semicírculo tocando el pecho hasta llegar al hombro. Estos deben estar colgados durante el ejercicio.

Repite diez veces este ejercicio.

6. Besar el techo

Para este ejercicio debes colocarte parada con los brazos que cuelguen completamente.

A continuación, extiende el cuello, de manera que tu cabeza este hacia atrás y puedas ver el techo de tu casa.

Cuando estés en esta posición vas a estirar tus labios lo más fuerte que puedas, hasta que sientas tensar los músculos del cuello y de la barbilla.

Esta es una posición que debes tratar de mantener por un mínimo de cinco segundos y luego volver a la posición de inicio.

Tienes que repetir este procedimiento 15 veces todos los días.

7. Pronunciar las vocales

El último de los ejercicios para reducir la papada es sumamente sencillo y puedes practicarlo en cualquier momento.

Párate con la espalda completamente derecha.

Ahora debes pronunciar cada una de las vocales, de una manera lenta y con la boca completamente abierta.

Procura repetirlo la mayor cantidad de veces que te sea posible.

Foto: Cortesía de Mejor con Salud

Con información de Mejorconsalud