X

Salud

Seis maneras de aumentar la fertilidad en mujeres mayores de 30 años

Foto: Cortesía de El Español

(Caracas, 18 de abril. Noticias24).- La mayoría de las mujeres siempre planea tener su primer hijo antes de los 30 años, por aquello de que la edad siempre afecta en la fertilidad. Cuando la mujer pasa los 30 se preocupa más en salir embarazada. Expertos coinciden en que la fertilidad comienza a declinar a partir de los treinta años

Lea también​:​¡Preste mucha atención! Cómo eliminar la comezón de la piel

Después de esta edad, puede ser más difícil y tomar más tiempo quedar embarazada con éxito. Por eso, muchas mujeres pueden verse obligadas a someterse a una intervención médica como la fecundación in vitro.

Los expertos recomiendan que las mujeres maximicen su fertilidad al priorizar su salud comiendo bien y evitando el exceso de alcohol, asegura el nutricionista Gaye Godkin lo describe como «el mayor antinutriente».

«La mejor manera de garantizar su fertilidad para el futuro es tener a sus hijos entre los 20 y los 30 años, y aceptar que puede no concebir si lo deja hasta más adelante», dice el Dr. Boyle.

A continuación te presentamos algunas formas para que puedas aumentar tu fertilidad si tienes más de 30 años:

Empieza con una dieta adecuada

Una dieta sana y equilibrada te beneficiará en todos los aspectos de tu salud. Un reciente estudio de Harvard encontró que la eliminación de los alimentos como el azúcar o los carbohidratos refinados de tu dieta podrían regular y mejorar la ovulación.

Las vitaminas también pueden ser útiles: la toma de vitamina B6 (que se encuentra en granos enteros, verduras de hoja verde, carne y huevos) se ha demostrado que aumentan la producción de progesterona, mientras que la vitamina C (que se encuentra en vegetales de hojas verdes, frutas cítricas, tomates, guisantes y fresas) también se ha demostrado que promueve la absorción del hierro y aumenta la producción de progesterona.

Reduce el estrés al mínimo

Un creciente número de estudios muestran una relación entre el estrés y la infertilidad. Un estudio americano 2014, por ejemplo, encontró que las mujeres con niveles más altos de una enzima relacionada con el estrés llamada alfa-amilasa hacía que tuviesen el doble de riesgo de ser infértiles.

La buena noticia es que hay muchas maneras naturales para aliviar el estrés, incluyendo el ejercicio, dormir lo suficiente, tomarse el tiempo para la relajación,meditar y tener una buena red de apoyo emocional en tu vida.

Deja de fumar

El Centro Americano del Control de Enfermedades (CDC) encontró que las mujeres que fuman antes de tratar de quedarse embarazadas son dos veces más propensas a tener dificultades para concebir, y son un 30% más propensas a ser infértiles que las no fumadoras.

Fumar durante el embarazo también es perjudicial para el bebé. Los cigarrillos contienen más de 4.000 sustancias químicas que se le transmite al bebé a través del torrente sanguíneo cuando se fuma. Aparte de esto, el tabaquismo también lo pone en mayor riesgo de enfermedades como el cáncer de pulmón, enfermedades del corazón y asma.

Toma de suplementos

Ciertas sustancias han sido demostradas que benefician la fertilidad. El zinc, por ejemplo, ayuda al cuerpo a usar el estrógeno y la progesterona correctamente, mientras que los aceites omega-3 son esenciales para el buen funcionamiento de estas hormonas reproductivas.

El ácido fólico puede ayudar a prevenir defectos de nacimiento, específicamente en la cabeza y la columna vertebral de un bebé. Es fácil añadir estos suplementos ala dieta diaria, incluso puedes tomar suplementos de embarazo en cualquier farmacia.

Hacer ejercicio, pero con moderación

Salir a caminar todos los días es una buena forma de estar en forma sin necesidad de hacer demasiado esfuerzo. El ejercicio puede ayudar a que mantengas el cuerpo sano y en equilibrio con el fin de ayudar a la concepción. Pero debes saber que el exceso de ejercicio puede afectar negativamente a tus posibilidades de quedar embarazada.

Terapias alternativas

Muchas mujeres han visto que su fertilidad ha mejorado después de practicar terapias alternativas como la acupuntura o la reflexología. Reflexología, por ejemplo, es una técnica de masaje que utiliza puntos de acupresión específicos en los pies que corresponden a los órganos del cuerpo.

La aplicación de presión a estos puntos estimula la alineación de estos órganos – que con el tiempo se ha demostrado que aumenta la relajación y reduce el estrés en el cuerpo. Esto, a su vez, puede mejorar la fertilidad.

Con información de eresmama.com