X

Salud

Sigue estos ocho consejos para cuidar la piel en la menopausia

Foto: Cortesía de clinicamenorca.com


(Caracas, 14 de mayo. Noticias24).-
La menopausia es el momento de la vida en que se deja de tener el periodo menstrual debido a cambios hormonales. Esto suele ocurrir entre alrededor de los 45 y los 55 años, pero puede ocurrir antes.

Lea también: ¡Revelador! Científicos advierten que sonreír nos hace parecer mayores

La menopausia comienza cuando los ovarios dejan de producir estrógeno y disminuyen la producción de otras hormonas reproductivas, como la progesterona. Sin estas hormonas, dejas de tener el periodo menstrual y ya no puede producirse un embarazo.

Consejos básicos para cuidar la piel en la menopausia

Con la llegada de la menopausia se producen muchos cambios físicos y emocionales en la mujer. Uno de los más odiados, es el envejecimiento de la piel. Debido a la disminución de hormonas femeninas y colágeno, en esta etapa se acelera la aparición de arrugas y manchas.

Adicionalmente se reduce la elasticidad y la producción de aceites naturales, también aparecen imperfecciones relacionadas con la flacidez y el exceso de sequedad.

1 Proteger la piel

Aunque la protección solar es esencial en cualquier edad, durante la menopausia es primordial reforzar los cuidados. Dado que los tejidos están más débiles, no es conveniente una exposición directa al sol sin antes usar un protector solar de buena calidad.

2. Incrementar el consumo de agua

Los signos de la deshidratación son más notorios durante la menopausia debido a la reducción de aceites que se produce por los cambios hormonales.

Así las cosas, para evitar mantener la piel seca o áspera, es primordial consumir alrededor de dos litros de agua al día.

3. Adoptar una dieta saludable

Muchas mujeres cometen el error de seguir una alimentación hipocalórica en la menopausia por miedo a aumentar de peso. Sin embargo, lejos de aportar algún beneficio, estos planes pueden afectar tanto la salud como la belleza.

Para que las deficiencias nutricionales no afecten la belleza de la piel, lo mejor es optar por una dieta sana y equilibrada, que contenga todos los grupos de nutrientes. Se deben incluir proteínas, ácidos grasos y fuentes de antioxidantes.

4. Usar productos exfoliantes

Lo menos conveniente para la piel en la menopausia es la acumulación excesiva de células muertas e impurezas en su superficie. Como consecuencia de esto se puede dificultar la oxigenación de los tejidos y el proceso de regeneración celular.

Por lo tanto, para que la dermis se conserve hidratada y suave, lo mejor es usar un producto exfoliante por lo menos dos veces a la semana. Su aplicación remueve todo tipo de impurezas y, de paso, le aporta un extra de nutrientes.

5. Evitar el tabaco

Hay muchos motivos para evitar el tabaco al llegar a la menopausia. De hecho, lo idóneo es dejarlo desde mucho antes para no sufrir los efectos de sus toxinas.

El cigarrillo es uno de los peores enemigos de la salud cutánea. Su consumo aumenta la presencia de arrugas e incide en la resequedad.

6. Aplicar lociones reafirmantes

En la actualidad hay muchas lociones con propiedades reafirmantes que pueden ayudar a tensar la piel en sus zonas más sensibles.

Estos productos, que pueden ser profesionales o naturales, evitan que se generen arrugas evidentes en zonas como el rostro, cuello y escote.

7. Ingerir fitoestrógenos

Los alimentos y suplementos con fitoestrógenos, como las isoflavonas de soja, ayudan a minimizar el impacto negativo que produce el cambio hormonal en la menopausia. Por lo tanto, al contribuir a regular los niveles de estrógenos, ralentiza el deterioro de los tejidos cutáneos.

Nota: Estos productos se deben ingerir bajo supervisión médica, ya que algunos producen efectos secundarios.

8. Utilizar mascarillas regularmente

No es necesario invertir grandes sumas de dinero en las costosas mascarillas del mercado. Aunque muchas son de buena calidad, hay ingredientes naturales que aportan interesantes beneficios. Lo más importante es que su uso sea regular, ya que son necesarias para reforzar estos cuidados.

Su aplicación hidrata los tejidos y ayuda a reducir esas pequeñas agresiones que influyen en la aparición rápida de arrugas. Además, gracias a sus antioxidantes, grasas y aminoácidos son ideales para conservar la firmeza.

Algunas opciones recomendadas son:

Aguacate con aceite de vitamina E

Aceite de coco con aloe vera

Banana con miel de abejas

Fresas con yogur natural

Aceite de oliva y avena

Con información de Mejorconsalud