X

Salud

Con parálisis corporal dejó una picada de garrapata a una adolescente en Australia

Foto:Dailymail

(Caracas, 27 de mayo. Noticias24).-Danica McDougall, una adolescente australiana, de 17 años perdió la memoria por dos años al ser picada por una garrapata que le trasmitió una bacteria que le desarrolló la enfermedad de Lyme.

A un adolescente se le robaron dos años de su vida después de que una picadura de garrapata la dejó en un estado “parecido a un zombi” y apenas podía moverse. Danica McDougall estaba paseando a su perro en Manly Vale, en el norte de Sydney, hace tres años, cuando recibió el mordisco que le cambió la vida y la dejó atada a una silla de ruedas.

La joven se afectó gravemente y desarrolló la enfermedad de Lyme, una patología no reconocida ni tratada por médicos en Australia.

Estos son los remedios más eficaces para cuando te pica un mosquito

McDougall declaró a medio locales que recordaba haber sido picada por una garrapata mientras caminaba en David Thomas Reserve cuando tenía 14 años, pero no pudo recordar mucho desde entonces.

“Recuerdo el paseo del perro y recuerdo haber encontrado la marca en mi espalda, pero no recuerdo los años posteriores”, dijo.

Más de cuatro meses después de la picadura, la madre de Danica, Wendie, hizo un descubrimiento de gran avance, cuando vio en un programa de televisión sobre la enfermedad, una infección transmitida a los humanos por garrapatas, que a pesar de ser reconocida por otros 80 países, aún no estaba en Australia.

Eventualmente, un médico le dijo a la familia que Danica llevaba una bacteria borrelia en el cuerpo y le recomendó que la desintoxicara con suplementos de hierbas y que tomara antibióticos. “Creo que no todos los médicos están dispuestos a tratar infecciones por borellia y, simplemente no saben cómo reconocerla ni cómo tratar”, dijo la Sra. McDougall.

Familiares y amigos recaudaron $ 35,000 para que Danica recibiera el tratamiento, que resultó ser increíblemente efectivo en otros pacientes de Australia. La terapia marcó una diferencia radical para la adolescente, que por primera vez desde la picadura, podía subir y bajar escaleras, hablar y reír.