X

Salud

¡Descúbrela! Esta es la clave para lograr el cuerpo que deseas

Foto: GQ

(Caracas, 24 de julio. Noticias24).- En el mundo hay dos tipos de personas: las que no necesitan un despertador para levantarse y ya hicieron un millón de cosas, incluyendo ir al gimnasio, antes de que den las 8, y las que ni por equivocación pensarían en despertarse antes de que salga el sol y prefieren dejar su workout del día para después del trabajo..

Despertarte temprano para ir al gimnasio suena como algo que solo un loco haría, pero acabar con tu entrenamiento antes de que empiece el día tiene sus beneficios (para empezar, no tienes que encontrar energía para ir a correr después de un día largo en la oficina). Y aunque a veces parece una tarea imposible, tampoco es tan difícil como piensas y, una vez que te decides a intentarlo, puede cambiar todo tu día.

Ir al gimnasio en la mañana te deja toda la tarde libre para hacer lo que quieras: ver tu serie favorita, ir por un drink after office o simplemente dormirte temprano, y para lograrlo solo tienes que seguir unos cuantos pasos simples.

Empaca una maleta


Preparar tu ropa para entrenar en la noche te quita un péndiente menos en la mañana y te da unos cuantos minutos de sueño que pueden ser la diferencia.

Coloca el despertador lejos de ti


A veces necesitas un poco de motivación para levantarte de la cama, y si una alarma sonando de forma descontrolada no hace el truco, entonces nada lo hará.

Come algo ligero


La palabra clave es LIGERO, si te comes una torta de chilaquiles antes de entrenar, lo más probable es que termines con dolor de estómago y tengas que parar antes de terminar. Piensa en un yogurt, una fruta o un poco de granola.

Sáltate tu “night cap”


Esa cerveza te va a saber muy bien saliendo de la oficina, pero el alcohol te deshidrata y hace que te canses más. Si vas a tomar alcohol, solo recuerda que debes beber mucha agua antes de dormir para evitar problemas al día siguiente.

Foto: GQ

Ve a dormir temprano


Esto es de lo más importante. La única manera de no estar agotado en tu entrenamiento y de poder despertar a tiempo, es durmiendo las horas que necesitas, y eso solo lo vas a lograr si te vas a dormir temprano.

Consíguete un “gym buddy”


Las cosas son más fáciles cuando no las tienes que hacer solo, además, si un día no estás motivado, tu buddy puede convencerte de ponerte los tenis y no faltar.

Paga una clase


¿Cuantas veces no has escuchado la frase “no quería, pero lo hice porque pagué”? La mejor manera de asegurarte que no vas a faltar es si te cuesta, en especial cuando se trata de una clase que siempre habías querido probar.

Foto: GQ

Conviértelo en una competencia


Los seres humanos somos competitivos y nadie quiere ser el perdedor en ningún juego, solo asegúrate de establecer un premio atractivo que te ayude a estar motivado.

Con información de GQ.