X

Salud

¿Qué? Es posible que esos recuerdos tuyos de la infancia no sean reales

Foto: Getty Images

(Caracas, 26 de julio. Noticias24)- Para muchos es muy complicado confiar ciegamente en nuestra memoria. En ocasiones hay recuerdos distorsionados, con mucha falta de precisión. En ocasiones recordamos con mucho cariño un juguete que nos dieron, pero no recordamos quién no los regaló o qué ocurrió cuando recibiste el obsequio, si era por cumpleaños o año nuevo.

En otras ocasiones guardamos momentos en nuestra memoria que “jamás olvidaré” como cuando nos regalaron el carrito de nuestra preferencia y lo botamos sin darnos cuenta, en qué momento lo perdimos o cómo lo perdimos. O cuando nuestro hermano mayor nos escondió en un closet y esperamos mucho tiempo para que nos sacara. Pero cuidado, porque puede ser que realmente nunca ocurrió, nuestro hermano nunca nos hizo esa maldad, es decir, recordamos algo que realmente no ocurrió.

Justamente eso lo explica un nuevo estudio el cual revela que en los primeros años de vida, los seres humanos no estamos en capacidad de formar recuerdos y que muchos de esos momentos con los cuales te diviertes contando, son producto de tu muy activa imaginación.

Pero además hay una porción de tu vida que no puedes recordar según el estudio de las Universidades de Londres de Bradford y la Universidad de Nottingham Trent y es que los adultos suelen confundir la realidad (de sus recuerdos de la infancia) con la ficción e incluso adoptan los recuerdos de otros como si fueran suyos, y terminan construyendo estas historias a través de fragmentos de experiencias familiares que vivieron a lo largo de su vida, fotografías o historias que escucharon después.

El problema es que no tienes manera de saber que lo que recuerdas jamás pasó, y lo peor de todo es que, aunque no lo recuerdes, todo lo que te pasa siendo un bebé en verdad te afecta como adulto, en especial si experimentaste algún trauma.

Según el estudio, no es hasta los 5 o 6 años que puedes empezar a formar recuerdos y, aun así, puedes no recordar correctamente lo que crees recordar. Pero no poder recordar no significa que no pasó, solo quiere decir que tus recuerdos tal vez nos son tan exactos y que, en lugar de recordarlos desde tu perspectiva, te acuerdas de estos eventos gracias a lo que has escuchado de otros.

Lo que debes sacar de todo esto es que, además de que tienes que evaluar todo lo que creías saber en la vida, probablemente vas a tener que tener una conversación muy seria con tus padres y hermanos mayores (que tampoco puedes confiar en ellos porque seguramente aman hacerte la vida imposible) para estar seguro de que lo que recuerdas es verdad o solo tu mente jugándote una mala broma.

Con información de CQ