X

Salud

Científicos investigan cómo el cerebro humano guarda y rescata pensamientos

Foto: Dreamstime

(Caracas, 05 de julio. Noticias24).– Investigadores han buscado las «huellas» de la memoria, tratando de determinar por qué el olor a hierba recién cortada puede evocar el verano, o una canción a un buen amigo; y ha descubierto que algunas personas guardan lo que aprenden de manera semántica, es decir, según su significado.

Jeremy Manning, investigador de la Universidad de Princeton, indicó: «Creemos que hay gente que almacena lo que aprende de manera semántica, otra que lo hace de según el momento de aprendizaje, y de otras muchas formas». Según él, conocer qué proceso sigue cada individuo permitiría diseñar estrategias para aprender más en menos tiempo.

El estudio, publicado en la revista Journal of Neuroscience, se realizó entre pacientes con epilepsia a punto de ser sometidos a una neurocirugía. Esto permitía conectarles electrodos directamente sobre el cerebro y estudiar su actividad neuronal con mucha más precisión. «Podíamos estudiar un área mucho más pequeña, y tomar datos miles de veces por segundo, algo imposible si no abres el cráneo», explicó Manning.

A los pacientes se les presentó una lista de 15 palabras a un ritmo de una por segundo mientras se medía la «huella» eléctrica que dejaba cada una de ellas. Después de un tiempo de descanso en el que hacían cálculos matemáticos —para centrar la mente en otra tarea—, se les pidió que las dijesen de viva voz, en el orden que quisieran.

Los investigadores querían medir cuántos agrupaban las palabras que recordaban según su significado. Unos lo hicieron y otros no, por lo que dedujeron que no todo el mundo sigue la misma estrategia.

Para saber si dos palabras tienen relación semántica —de significados— los investigadores utilizaron un modelo conocido como Análisis Semántico Latente (LSA). Éste analiza decenas de miles de documentos escritos y busca las palabras que suelen aparecer juntas.

El experimento reveló que algunos de los sujetos del estudio agrupaban las palabras en su cabeza según el modelo del LSA. A la hora de recordarlas, las más parecidas semánticamente aparecían juntas.

«Los patrones mentales de cada persona forman una especie de ‘huella neuronal’ que permite saber cómo organizan sus recuerdos y pensamientos a través de las asociaciones entre palabras», dijo Manning. También afirmó que sus técnicas se pueden trasladar al estudio de distintas maneras de relación: temporal —según el momento de aprendizaje—, por tamaño, aspecto, textura y otras. «El problema ahora es que, de momento, sólo podemos ponerlo a prueba con pacientes con el cerebro al descubierto», explicó.

«Dada la importancia del lenguaje en el pensamiento humano, identificar una representación neuronal que refleje el significado de las palabras según se recuerdan nos acerca un poco más al esquivo objetivo de localizar los pensamientos», dijo el investigador Michael Kahana.

Jeremy Manning se trasladó a la Universidad de Princeton para intentar desarrollar un método que permita continuar con estos estudios sin necesidad de cirugías invasivas. «Queremos desarrollar una técnica que permita resultados similares usando Imágenes de Resonancia Magnética funcional (IRMf)», afirmó. Aunque no se atreve a predecir cuándo estará lista, ni siquiera si lo conseguirán.

Con información de ABC