X

Salud

10 cosas que haces a diario que son muy malas para tu organismo

Foto: Archivo

(Caracas, 19 de septiembre. Noticias24).- Eres el resultado de tus hábitos. Así que, cuando permites que tus malos hábitos tomen control sobre tu vida, tu camino al éxito no solamente se hace más largo, sino que se vuelve más improbable de ser alcanzado.

Lea también : Cuatro partes de tu cuerpos que necesitas hidratar y que seguro desconocías 

El problema con los malos hábitos es que no se sienten al principio. Recuerda, “las cadenas de los hábitos son demasiado livianas para sentirse hasta que se hace demasiado fuertes para romperse”.

A continuación, repasaremos algunos y sus posibles soluciones:

Comer cuando no tienes hambre: Picar entre horas, especialmente si tenemos en cuenta que la mayor parte de aperitivos y snacks contienen grasas saturadas, edulcorantes, azúcares y químicos negativos y que pueden provocar diabetes, problemas cardiovasculares y obesidad, entre otras.

Usar dispositivos electrónicos antes de dormir: Quedarte hasta altas horas de la madrugada con el smartphone afecta negativamente a tu sueño y a tus niveles de productividad, ya que la ciencia señala que las luces de las pantallas digitales impiden que el cerebro libere las hormonas que notifican que es la hora de quedarse dormido y descansar.

Quejarte constantemente: Expresar negatividad no de forma puntual, sino todo el tiempo, transmite estrés y pesimismo a los demás y puede incluso resultar perjudicial para tu autoestima, la percepción de ti mismo y tu productividad.

Ser desorganizado con tu tiempo y espacio: Acondicionar tu espacio de trabajo y respetar aspectos como la luminosidad, el orden o la división entre tu vida profesional y personal es clave para no estresarte, crecer a nivel laboral y cumplir tus objetivos.

Multitarea: El dicho reza que quien mucho abarca, poco aprieta, y numerosos estudios científicos afirman que no es eficaz. No intentes completar más de dos tareas de forma simultánea con éxito. Lo ideal es escribir una lista de objetivos pendientes la noche anterior y completarla de forma sucesiva o por orden de importancia.

No ahorrar ni un céntimo: Por supuesto, debes moverte dentro de tus propias condiciones económicas, pero despilfarrar u optar por las compras impulsivas no deben tener cabida en tu vida.

Acumular deudas: Los problemas financieros pueden ocasionarte todo tipo de riesgos de salud, desde úlceras y problemas digestivos a dolores de cabeza, depresión, presión arterial o tensión muscular. Crea un presupuesto y planifica un margen de ahorro cada mes en lugar de inclinarte por pedir dinero a diestro y siniestro y estar con el agua al cuello.

Rumores: Las personas envidiosas o que contagian rumores acerca de otras personas enturbian los ambientes sanos de trabajo, generan problemas interpersonales y pueden herir los sentimientos de los demás.

Fumar: Es complicado dejarlo, pero no le traerá nada bueno a tu salud, ya que los efectos de los cigarrillos van desde las enfermedades respiratorias a los problemas cardiovasculares o el deterioro de la calidad de vida.

Poner excusas constantes: No siempre podrás alcanzar todos tus planes o completar las metas que te hayas propuesto. En lugar de mentir sobre tu impuntualidad, carencias o fracasos, revisa tus prioridades, aprende de tus errores y comienza a establecer objetivos realistas y alcanzables.

Con información de Ticbeat.com