Cuatro trucos caseros para combatir los pies agrietados

Foto: Cortesía de Laura Azaña

(Caracas, 06 de octubre. Noticias24).- Unos pies mal cuidados son desagradables y pueden provocar problemas hasta para caminar. En verano con las sandalias, el contacto con el aire, andar descalzos, pueden provocar un aumento de la sequedad de los pies sin embargo, la excesiva sequedad en los pies se puede padecer durante todo el año, lo que puede provocar incluso grietas en los talones.

Lea también​:​ ¿Sabes cuánta sal consumir en un día? Acá te lo decimos

Por eso el día de hoy te diremos varios remedios caseros para combatirlos.

Vaselina y jugo de limón

Empapa tus pies en agua caliente por alrededor de 20 minutos. Enjuaga y seca con palmaditas.

Agrega 3 a 4 gotas de jugo de limón fresco y una cucharada de vaselina. Mezcla bien.

Aplica esta mezcla en tus talones y otras partes rajadas de tus pies.

Usa un par de calcetines de lana y deja reposar toda la noche.

Lava usando agua caliente por la mañana.

Qué tan a menudo: usar regularmente antes de ir a dormir.

Cómo trabaja: la vaselina actúa como humectante y el ácido cítrico en el jugo de limón promueve la descamación de la piel y el crecimiento de nuevas células de la piel.

Gel de aloe vera

Empapa tus pies en agua caliente y frota usando una piedra pómez para remover la piel muerta.

Seca dando palmaditas y aplica una capa gruesa del gel de aloe vera en tus pies.

Usa calcetines de algodón, y prepárate para ir a la cama.

Enjuaga con agua tibia a la mañana siguiente.

Qué tan a menudo: repite este tratamiento cada noche por 4 o 5 días para poder ver resultados.

Por qué funciona: el aloe vera contiene vitaminas A (beta-carotene), C y E. Estas tienen propiedades antioxidantes mientras que las propiedades del aloe vera como: colesterol, campesterol, β-sitosterol, y lupeol son anti-inflamatorias. Además, el lupeol también es un antiséptico y analgésico. Las auxinas y las giberelinas presentes en el aloe vera ayudan a sanar heridas.

Miel

Agrega una taza de miel en una tina con agua caliente.

Empapa tus pies previamente lavados, en la mezcla, y proporciona un masaje suave por 20 minutos.

Exfolia suavemente tu piel usando una piedra pómez.

Seca tus pies dando palmaditas, e hidrata aplicando una capa gruesa a tus pies.

Qué tan a menudo usar: Esto puede hacerse regularmente antes de ir a la cama.

Por qué funciona: La miel es un humectante natural, lo que significa que saca agua de los tejidos internos a las partes externas de la piel. Este cambio de fluido crea un efecto que rellena y ayuda a sanar la piel externa.

Harina de arroz, miel y vinagre

Haz un exfoliante mezclando 3 cucharadas de harina de arroz, una cucharada de miel, y 2 a 3 gotas de vinagre de manzana. Revuelve bien hasta formar una pasta gruesa.

Empapa tus pies en agua tibia por alrededor de 10 minutos, y luego frota suavemente usando la pasta para remover la piel muerta.
Qué tan a menudo: Repite el proceso de 2 a 3 veces a la semana.

Por qué funciona: la harina de arroz exfolia, purifica y remineraliza la piel. La miel es un antiséptico natural que ayuda a sanar los pies agrietados. El vinagre es un ácido suave que suaviza y seca la piel muerta, haciéndola fácil de exfoliar.