X

Salud

Aprende a detectar enfermedades por medio de tus axilas

Foto: Twitter

(Caracas, 25 de enero. Noticias24).- Por lo regular la única razón por la que le ponemos atención a nuestras axilas es para asegurarnos de que no huelan mal o su vello no haya crecido, pero a través de ellas también puedes detectar enfermedades.

Lea también: ¡Atención! Cinco alimentos que ayudan a aclarar la piel naturalmente

Debes mantenerte atento a cualquier cambio de esta zona de tu cuerpo, pues aunque lo dudes, puedes detectar varias enfermedades por medio de tus axilas, debes poner atención si descubres esto en tus axilas.

Bultos

Si al tocar tus axilas, descubres protuberancias o bultos, es importante que no te estreses, pues lo más seguro es que se trate de un ganglio inflamado, porque tu cuerpo está atacando a un virus o que estás a punto de enfermarte.

Sin embargo, es importante que acudas con tu médico para que te cheque y determine la causa del bulto en tus axilas.

Comezón

Es común que te de comezón en las axilas por una irritación de la piel de esta zona, sobre todo cuando acabas de rasurarlas.

Otra razón es que tu desodorante, jabón o hasta el detergente con el que lavas tu ropa no te esté cayendo del todo bien. Recuerda que la piel de las axilas es muy sensible y cualquier cosa puede irritarla y causar comezón.

Erupciones o granitos

Si te percatas que de la nada te brotan granitos o erupciones en tus axilas, podría tratarse de una irritación de la piel tras depilarte, que algunas telas no le sientan bien a tu piel, pero también podrían ser señal de alerta de que tienes una alergia que vale la pena atender lo antes posible.

Olor fétido y sudor excesivo

Si por más que te bañas diario, cambias de ropa y usas un desodorante potente no logras eliminar el mal olor de tus axilas, es vital que no lo dejes pasar.

Este aroma fétido, junto al exceso de sudor, puede ser causado por un desajuste hormonal y algunos males como diabetes o un problema con glándula tiroides.

Dolor

El dolor en tus axilas puede revelar crecimiento de los ganglios linfáticos y, en casos más graves, tumores.

Así que si el dolor en tus axilas es constante y con el paso de los días no cede, es urgente que acudas con el médico para que te revise. Recuerda, cualquier mal detectado a tiempo es curable.

Ahora ya sabes que a través de tus axilas puedes detectar algunas enfermedades, así que atenta a cualquier cambio o señal de alerta que notes en ellas.

Con información de Salud180.