X

Salud

Descubre las consecuencias de dormir con el teléfono en la cama

Foto:Referencial/Paréntesis

(Caracas, 08 de febrero. Noticias24).- En la época en la que vivimos, es cada vez más imprescindible el móvil. Tal es así que no nos alejamos de él ni para dormir. Sin embargo, lo que la mayoría de la gente no sabe es que, dormir cerca del móvil es malo para nuestra salud.

Lea también: Mujer reveló una milagrosa manera de eliminar las estrías

Consecuencias de dormir cerca del móvil:

1- Aumenta la probabilidad de tener Cancer

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha indicado que los aparatos electrónicos, en general, son malos para el organismo. A su vez, pueden aumentar las posibilidades de padecer cáncer.

2- Insomnio tecnológico

Otro efecto negativo que tiene dormir cerca del móvil es la posibilidad que tienen las ondas emitidas por él de afectar a tu sistema nervioso. Tanto las notificaciones luminosas como las vibraciones emitidas por el aparato afectan al funcionamiento de la hormona encargada de regular el sueño. La producción de esta sustancia se ve disminuida por lo que nos cuesta mucho más conciliar el sueño.

3- Genera estrés y dolor de cabeza

Otra consecuencia negativa de este hábito tan común en nuestra sociedad es la aparición de estrés y dolor de cabeza. Esto se debe a que al usar el móvil antes de acostarnos y dejarlo en la mesita de noche o en otro lugar cercano a donde durmamos, lo único que estamos haciendo es excitar al cerebro.

4- Quemar la piel

Además de dormir cerca del móvil, lo pones a cargar, las consecuencias negativas aumentan. Cargar el móvil por la noche es el peor momento del día para hacerlo, sobre todo si eres de los que lo colocan por debajo de la almohada para dormir.

Cuando el móvil está cargando suele calentarse bastante y el material del que suelen estar fabricadas las almohadas es muy inflamable. Por lo tanto, las almohadas no pueden soportar este tipo de temperaturas.

Por esta razón, una sobrecarga del teléfono puede traducirse en una quemadura en la piel mientras dormimos con él debajo de la almohada.

Con información de El Diario