X

Salud

¡Alerta! La enfermedad del ciervo zombi podría propagarse a los humanos

Foto: RT

(Caracas, 10 de febrero. Noticias24) – En dos provincias de Canadá y en 24 estados de EE.UU han reportado casos de caquexia crónica en ciervos, alces y uapitíes silvestres, así lo informó el centro para el control y prevención de enfermedades (CDC). La afección mortal neurológica también es conocida como la enfermedad del ciervo zombi.

The New York Post informó que este trastorno provoca una fuerte pérdida de peso en los animales y los hace caminar en patrones repetitivos, así como también le pierden el miedo a los humanos. La enfermedad fue identificada por primera vez en la década de 1960 en un ciervo colorado, desde entonces se ha estado propagando a otros lugares, y para enero de 2019 ya ha sido registrada en 251 condados de los 24 estados. El CDC informó también que hay casos registrados en Noruega, Finlandia y Corea del Sur.

Lea también La cirugía de epilepsia puede ser una opción para curar la enfermedad

Aunque la enfermedad aún no ha sido reportada en humanos, los especialistas han expresado su preocupación de que este mal pueda llegar a afectarnos. Expertos de la Universidad de Minnesota sostienen que la CWD debería tratarse como un problema de salud pública. Michael Osterholm, experto de dicha entidad, opinó que «es probable que en los próximos años se documenten casos de humanos con caquexia crónica, asociados al consumo de carne contaminada». «Es posible que la cantidad de casos humanos sea sustancial y no se trate de eventos aislados», agrego.

El experto comparó la caquexia crónica con la encefalopatía espongiforme bovina (o enfermedad de las vacas locas), señalando que durante un tiempo los expertos no creían que pudiera extenderse a los humanos.

Se cree que la CWD se transmite a través de proteínas llamadas priones en los fluidos corporales, como las heces, la saliva, la sangre o la orina, y que pueden permanecer en el ambiente por mucho tiempo, publica The New York Post. No existe vacuna o tratamiento contra el mal, y sus síntomas pueden tardar hasta un año en aparecer.

Un estudio canadiense demostró el año pasado que macacos alimentados con carne infectada con la CWD desarrollaron la enfermedad.

Con información de RT