Sida: Nuevas esperanzas y muchas preguntas en conferencia de Roma

Cintillo de concientización del VIH/SIDA. Imagen: this.org

ROMA, 18 julio 2011 (AFP) .- La conferencia científica sobre el sida aplaudió este lunes un importante estudio según el cual el tratamiento precoz de las personas infectadas por el virus impide en 96% de los casos la transmisión de la enfermedad, lo que podría transformar el rostro de la epidemia.

“Los datos prueban que el tratamiento del VIH puede conducir a la erradicación de la epidemia: ¡las pruebas están aquí!”, exclamó Elly Katabira, presidente de la International AIDS Sociey (IAS), organizadora de la conferencia.

muestran que un tratamiento suministrado a una persona no infectada, pero que tiene riesgo, puede protegerla de la infección en casi dos de tres casos.

Tres estudios sobre el tratamiento utilizado de manera preventiva fueron presentados simultáneamente a unos 5.500 científicos, médicos e investigadores que se reúnen durante cuatro días para discutir sobre los nuevos avances en el tratamiento de la epidemia.

El primer estudio, denominado HPTN052, fue dirigido por Myron Cohen (Universidad de Carolina del Norte) y publicado en mayo en Estados Unidos.

La investigación fue realizada en nueve países -Africa del sur, India, Brasil, Estados Unidos, Botsuana, Kenia, Malaui, Tailandia, y Zimbabue-, donde combinaciones de antirretrovirales fueron suministradas a 1.763 parejas serodiscordantes -un seropositivo y otro no-, en su gran mayoría (97%) heterosexuales.

Los dos otros estudios, publicados la semana pasada, muestran que un tratamiento suministrado a una persona no infectada, pero que tiene riesgo, puede protegerla de la infección en casi dos de tres casos.

Los tres estudios causaron mucho entusiasmo, aunque también generaron muchas preguntas sobre la manera de aplicar las conclusiones y el problema central del financiamiento, sin olvidar otros medios preventivos como el preservativo.

se presentó un beneficio para las personas tratadas más pronto, pues en ese caso surgieron 41% menos de enfermedades oportunistas o muertes.

En el primer estudio HPTN052, el tratamiento fue suministrado más o menos temprano, al inicio de la infección, definida por una baja del nivel de células CD4 del sistema inmunitario que ataca el virus.

En la mitad de las parejas, la persona infectada fue tratada de inmediato y en la otra mitad se esperó a que la cantidad de CD4 bajara a menos de 250 o a que la persona sufriera una infección denominada oportunista (enfermedad causada por la baja de la inmunidad), conforme a los criterios de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En total, hubo 29 casos de infecciones, de las cuales 28 en personas tratadas más tarde. Y se presentó un beneficio para las personas tratadas más pronto, pues en ese caso surgieron 41% menos de enfermedades oportunistas o muertes.

Además, el único caso de infección de las parejas tratadas más pronto ocurrió probablemente justo después del inicio del tratamiento, o sea cuando el mismo no había tenido tiempo para causar efecto.

ahora “se puede tener un impacto mayor sobre la epidemia”

La OMS, que debía presentar en Roma sus recomendaciones sobre la detección de la enfermedad y el tratamiento en las parejas serodiferentes, retardó la publicación del informe.

Anthony Fauci, director del Instituto Nacional estadounidense sobre las enfermedades infecciosas (NIAID), que patrocina el estudio, destacó “la falsa dicotomía entre los recursos dados al tratamiento y los suministrados a la prevención”.

Fauci dijo que han “cambiado” los parámetros y ahora “se puede tener un impacto mayor sobre la epidemia”. Subrayó además que cuando “hay menos personas infectadas” habrá por supuesto “menos personas infectadas” en el futuro.

Michel Kazatchkin, director del Fondo mundial de lucha contra el sida, se mostró sin embargo realista.

“poner a todas las personas infectadas bajo tratamiento no es posible ni desde el punto de vista de los recursos, ni desde el punto de vista operacional”

Para él, antes que pensar en tratar a todas las personas tan pronto aparece la infección, se debe tratar primero a quienes no han tenido tratamiento aunque lo requerían, conforme a los criterios fijados por la OMS.

“En la actualidad hay 40% de cobertura de necesidades cuando se aplica el tratamiento a partir de una baja de los CD4 a 350”, reiteró.

Añadió que es necesario “desde un punto de vista de la salud pública y ética, comenzar por las prioridades”.

Para él, “poner a todas las personas infectadas bajo tratamiento no es posible ni desde el punto de vista de los recursos, ni desde el punto de vista operacional”.

Recordó a este respecto que la mitad de las personas infectadas no saben que lo están.

A fines de 2010, más de 34 millones de personas vivían con el virus, dos terceras partes de ellas en Africa, según Onusida.

La infección ha matado a unas 30 millones de personas en 30 años.