X

Salud

900 libras lo condujeron a la muerte: la historia de Sean Milliken (+video)

Foto: DailyMail

(Caracas, 19 de febrero. Noticias24).- Sean Milliken, la estrella del reality show «Mi vida de 600 libras», murió este domingo a los 29 años de edad en el hospital de Texas después de una infección complicada.

El joven, que pesaba más de 900 libras en el momento más difícil de su obesidad mórbida, estaba aterrorizado de no vivir para ver 30, así lo expresó cuando protagonizó el drama de realidad de TLC My 600lb Life.

El padre de Milliken, Matt, anunció en una publicación en Facebook el fallecimiento de su hijo, informó el martes TMZ .

«El domingo tuvo problemas para respirar, pudieron reanimarlo y poco tiempo después, su corazón se detuvo», escribió Matt Milliken, y agregó que su hijo era un «buen hombre» con un «buen corazón».

Durante su participación en el reality show, Sean Milliken relató en una entrevista que luchó con su peso desde la infancia, las cosas se salieron de control después de que sus padres se divorciaron y se dirigió a la comida en busca de consuelo.

Lea también: El extraño síndrome de una mujer que nació sin vagina

Pesó al menos 400 libras cuando se quedó en cama después de sufrir una lesión debilitante en la pierna durante su último año de escuela secundaria.

Milliken apareció en un episodio de My 600-lb Life en 2016, cuando su peso alcanzó las 900 libras y no pudo mantenerse de pie durante más de 30 segundos. No está claro cuánto peso perdió después del espectáculo.

En una entrevista con People ese año, Milliken dijo que planeaba mudarse a Houston para ver si calificaba para una cirugía de pérdida de peso porque sabía que no podía vivir más allá de los 30 años si seguía teniendo ese tamaño. No está claro si alguna vez entró al quirófano.

Milliken vislumbró su sombría realidad en el episodio del 16 de marzo de 2016 de My 600lb Life filmado en su casa en Cameron Park, California.

«Cada día que me despierto tengo que enfrentar la realidad de lo que mi vida se ha convertido. Soy tan grande ahora; Apenas puedo moverme», dijo en el programa, en tanto agregó «todo lo que puedo hacer por mi cuenta es ir al final de mi cama, ir al baño y ver si mi madre está despierta».

Usaba una barra que colgaba de su techo para sentarse antes de moverse hacia el extremo de la cama, donde se agachaba para orinar en un cubo azul porque era demasiado doloroso pararse.

«Me puedo levantar, pero solo puedo caminar unos pocos pasos, así que me quedo en esta cama sin importar nada», explicó y añadió: «Ya no puedo hacer nada por mí mismo».

Su madre, Renee, quien murió en 2017 debido a problemas renales, describió cómo su hijo tenía que ser «cuidado de pies a cabeza».

«Sean se ha vuelto tan grande, ya no puedo limpiarlo por mi cuenta, y es muy importante que se mantenga limpio porque se abre las llagas con mucha facilidad», explicó Renee.

Su madre dijo entonces: «Cuando estás muy, muy gordo, tu cuerpo va por este camino pero la grasa va por otro lado, y lo que sucede es que empiezas a tener lágrimas en tu piel por eso».

El joven Milliken se emocionó cuando expresó sus temores de no vivir más allá de los 30 años si no lograba controlar su peso.

«Soy un prisionero», dijo, en tanto sentenció «todo lo que quiero es salir, y nunca pensé que mi vida terminaría así«.

Así recordará el mundo a Sean Milliken, quien sobrevivió a duras penas con su sobrepeso:

Video: YouTube

Con información de DailyMail