X

Salud

Logran disminuir dos tipos de VPH asociados con cáncer cervical

Foto: Noticias24

Caracas, 21 de febrero – Europa Press).- Análisis de precánceres cervicales durante un periodo de siete años mostró que dos cepas de virus del papiloma humano (VPH) que han sido objeto de vacunación desde 2006 han disminuido.

Lea también: Crean píldora para proteger a parejas de VIH antes de tener relaciones sexuales

El estudio ofrece pruebas de que la vacunación contra el VPH redujo la incidencia de infecciones que pueden provocar cáncer cervical.

Esta investigación, liderada por la investigadora Nancy McClung, del Servicio de Inteligencia en Epidemias de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), en Atlanta, Estados Unidos, se detalla en un artículo que se publica en ‘Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention’, una revista de la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer.

“Casi todas las personas sexualmente activas contraerán el VPH en algún momento de su vida, pero la mayoría de las infecciones por VPH desaparecen por sí solas sin ningún tratamiento –explica McClung–. Si una infección por VPH no desaparece, puede causar cambios celulares que, con el tiempo, se convierten en una lesión en el cuello uterino llamada precáncer cervical. Los precánceres cervicales nos permiten observar el impacto de la vacunación contra el VPH antes que el cáncer cervical, que puede tardar décadas en desarrollarse”.

Investigaciones anteriores han sugerido que la incidencia de precáncer cervical ha disminuido. En este estudio, los científicos intentaron determinar si los tipos 16 y 18 de VPH, que son responsables de aproximadamente el 70 por ciento de los cánceres de cuello uterino en todo el mundo, también están disminuyendo. Estos dos tipos han sido atacados por la vacuna cuadrivalente contra el VPH, que se administró generalmente en Estados Unidos entre 2006 y 2015, y por la vacuna 9-valente que es la única vacuna actualmente administrada en Estados Unidos.

El estudio se llevó a cabo como parte del Proyecto de Monitoreo del Impacto de la Vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (VPH) de los CDC (HPV-IMPACT). McClung y sus colegas analizaron más de 10.000 muestras archivadas entre 2008 y 2014 de mujeres de entre 18 y 39 años diagnosticadas con neoplasia intraepitelial cervical de grado 2 o 3 o adenocarcinoma in situ (CIN2 +).

Ambas son afecciones precancerosas que pueden surgir de una infección persistente por VPH y pueden conducir al cáncer cervical. Los científicos probaron las muestras para 37 tipos de HPV, luego analizaron la proporción y el número estimado de casos por tipo de HPV a lo largo del tiempo.

De esta forma, los investigadores encontraron que la cantidad de casos de CIN2 + reportados a HPV-IMPACT disminuyó un 21 por ciento, de 2.344 en 2008 a 1.857 en 2014. La cantidad estimada de casos atribuidos a HPV 16/18 cayó de 1.235 en 2008 a 819 casos en 2014.

EVIDENCIA DE QUE LA VACUNA FUNCIONA

Entre las mujeres que fueron vacunadas, la proporción de casos de CIN2 + que fueron HPV 16/18-positivos disminuyó de 55,2 por ciento a 33,3 por ciento. Entre las mujeres no vacunadas, la proporción de casos de CIN2 + que fueron HPV 16/18-positivos disminuyó de 51 por ciento a 47,3 por ciento, y entre aquellas con un estado de vacunación desconocido, de 53,7 por ciento a 45,8 por ciento.

McClung explica que algunas mujeres vacunadas tenían más probabilidades de ser positivas para el VPH 16/18 porque estaban infectadas con estos tipos de VPH antes de ser vacunadas. La mayoría de las mujeres vacunadas en este estudio recibieron la vacuna a los 20 años, después de que la mayoría de las mujeres inician la actividad sexual.

McClung apunta que la disminución en las mujeres no vacunadas puede deberse a la “protección del rebaño”, que se produce cuando una proporción significativa de una población ha desarrollado inmunidad a una enfermedad infecciosa, lo que hace que sea menos probable su propagación. La protección de la manada se puede conferir a través de la vacunación o la inmunidad acumulada de una infección previa, explica.

Los científicos observaron que en cada grupo de edad se observó una disminución significativa en la proporción de casos de CIN2 + que resultaron positivos para el VPH 16/18, con la excepción del grupo de más edad, los de 35 a 39 años. McClung argumenta que este hallazgo refleja el hecho de que la mayoría de estas mujeres no eran elegibles para la vacunación debido a su edad.