X

Salud

Hallan posible estrategia de tratamiento para el cáncer de páncreas, que es el más letal

Foto: Europa Press

(Caracas, 5 de marzo – Europa Press).- Científicos del Centro de Cáncer Lineberger de la Universidad de Carolina del Norte (UNC, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos, descubrieron una técnica para hacer que las células cancerosas pancreáticas dependan de una fuente de energía y luego se les prive de ella.

Un hallazgo que ha llevado a estudios clínicos de una nueva estrategia de tratamiento para uno de los cánceres más letales.

En un artículo publicado en la revista ‘Nature Medicine’, investigadores de Lineberger en UNC y otras instituciones colaboradoras informan sobre los resultados prometedores de estudios de laboratorio tempranos sobre una estrategia de tratamiento que obliga al cáncer de páncreas a depender de un tipo de producción de energía llamada autofagia, también conocida como “auto-alimentación” en el que las células reciclan sus propias partes para generar energía.

Sus estudios preclínicos demostraron el beneficio de combinar un tratamiento que obliga a las células a depender más de la autofagia con otro compuesto que puede bloquear indirectamente esa misma vía de energía una vez que dependen de ella como combustible.

Sobre la base de estos hallazgos, los investigadores del Centro de Cáncer Anderson de la Universidad de Texas, en Estados Unidos, están planeando un ensayo clínico de dos medicamentos para probar esta estrategia en pacientes con cáncer de páncreas. El proyecto cuenta con el apoyo de una subvención de la Red de Acción contra el Cáncer Pancreático (PanCAN). Hallazgos similares de investigadores del Instituto de Cáncer Huntsman, publicados simultáneamente en un artículo en ‘Nature Medicine’, también llevaron a ensayos clínicos.

Lea también: ¡Alarmante! Aumentan casos de cáncer asociado a la obesidad en EE UU

“La autofagia es un proceso mediante el cual las células cancerosas reciclan materiales; en lugar de simplemente deshacerse de ellos, los reutilizan como fuente de nutrientes”, dice Channing Der, profesor de la Facultad de Farmacología de Lineberger en UNC. “Lo que descubrimos es que, si se paraliza quizás la vía más importante para obtener energía, la glucólisis, la célula cancerosa realmente comienza a sufrir y aumenta la autofagia. Encontramos una manera de hacer que los cánceres pancreáticos sean más dependientes de la autofagia y, en consecuencia, más sensibles a un inhibidor de autofagia”, añade.

Según el Instituto Nacional del Cáncer, el cáncer de páncreas es uno de los cánceres más mortales, con solo el 8,5 por ciento de los pacientes en Estados Unidos que viven cinco años después del diagnóstico. Los investigadores han sabido que una mutación en el gen KRAS es un factor crítico de este cáncer, pero los tratamientos que se dirigen directamente a los efectos del gen mutado se han mantenido esquivos. Hallar formas de cortar la fuente de energía para este cáncer es una de las direcciones principales para la investigación del cáncer de páncreas.

Anteriormente, los científicos encontraron que la autofagia aumenta en los cánceres pancreáticos con la mutación KRAS. Esto llevó a ensayos para probar el uso del compuesto hidroxicloroquina, que puede bloquear indirectamente la autofagia. Pero Der dice que el fármaco solo ha tenido una eficacia limitada y que es posible que las células cancerosas puedan adaptarse para utilizar otras fuentes de energía.

“Las células cancerosas tienen muchas opciones de energía; sabemos de al menos cuatro o cinco –señala Der–. Y si quitas uno, la célula cancerosa se puede adaptar y dice: ‘ok, no es un problema, solo aumentaré los demás’. Es por eso que creemos que las células de cáncer de páncreas no respondían particularmente a la hidroxicloroquina sola; pueden adaptarse y encontrar otras formas de obtener más energía”.