X

Salud

Denuncian uso de hormonas para cambio de sexo en niños de 8 años en EE UU

Foto: Noticias24

(Caracas, 07 de abril. Noticias24)-El gobierno de Estados Unidos estaría financiando un programa de investigación que administra, de forma ilegal, hormonas dañinas de cambio de sexo a niños transgénero desde los ocho años, según denunció un especialista en endocrinología contrario a esta prácticas.

«Imagínese dar testosterona a niños de ocho años», dijo el doctor Michael Laidlaw del estado de California, en un discurso ante la Fundación Heritage en Washington en el que presentó este martes sus hallazgos y abordó los posibles riesgos de las intervenciones

Lea también: Conozca qué es una leucemia crónica (+detalles)

hormonales y quirúrgicas para estos niños.

«Están en tercer o cuarto grado. Es increíble. Pero esto está ocurriendo«, afirmó.

Ni ético ni ilegal

Explica Laidlaw, que un grupo de médicos estadounidenses está llevando a cabo un programa de investigación que lleva cinco años financiado por los Institutos Nacionales de Salud con una beca de 5,7 millones de dólares.

Los médicos que toman parte en dicha investigación, denuncia el profesor, practican métodos no éticos de tratamiento a niños transgénero, como inyecciones hormonales, intervenciones quirúrgicas, o incluso mastectomías en niñas de 13 y 14 años.

Junto con sus colegas, Laidlaw se acogió a la Ley por la Libertad de la Información (que otorga a todos estadounidenses el derecho de acceso a la información federal del Gobierno) para obtener más información sobre este programa y así supo que en 2017 la edad mínima para la administración de hormonas de cambio de sexo se había reducido de 13 a ocho años.

En virtud del nuevo estándar y bajo el concepto de ‘identidad de género’, sostiene Laidlaw, los niños de tan solo 8 años pueden recibir inyecciones para el tratamiento de transición de género que bloquean el proceso de la pubertad y detienen el desarrollo de los niños en el proceso de su transformación en adultos.

Otros efectos secundarios conocidos de este tipo de bloqueadores de hormonas son la interrupción del desarrollo normal del cerebro y de huesos, lo que supone un mayor riesgo de osteoporosis.

El especialista advierte que estas terapias se prescriben sobre la base del «sentido interno» del propio género que tiene una persona, sin que ninguna indicación clínica demuestre su eficiencia. No existe ninguna posibilidad de diagnosticar con certeza si un niño es ‘trans’ o si tiene distrofia de género o problemas endocrinos, sostiene Laidlaw, agregando que estos medicamentos ni siquiera cuentan con la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), lo que significa que su prescripción se realiza de forma ilegal.

«Todo esto es un experimento con niños», lamentó el profesor.

Con información de RT