X

Salud

¿Sudas mucho al dormir? Estos pueden ser los motivos

Foto: Archivo

(Caracas, 11 de abril. Noticias24).- Todos en algún momento nos hemos despertado en medio de la noche o por la mañana y hemos notado que estábamos muy transpirados, dejando nuestro sudor en la almohada e incluso en las sábanas.

Lea también: Las mujeres deben dormir más que los hombres y esta es la razón

Un sudor excesivo, si no se trata, puede llegar a ser verdaderamente molesto. Estos son algunos de motivos por los que se da, y lo que podemos hacer al respecto.

A continuación algunos factores que pueden causar que las personas suden mucho cuando duermen.

El colchón:

Según Jonathan Prichard, fundador de MattressInsider.com y veterano en la industria de los colchones, la causa más común de tener calor son los propios materiales del colchón. Concretamente, la espuma de poliuretano de célula cerrada.

La espuma de célula cerrada es mucho más barata en el proceso de fabricación, pero da calor, comenta Prichard. Para arreglarlo, sugiere comprar un colchón de espuma de poliuretano de célula abierta, que es porosa, de modo que el aire puede entrar y salir por las células de la espuma, haciéndola transpirable.

Temperatura de la habitación:

Bajar el termostato es una buena forma de mejorar la calidad del sueño, ya que un ambiente demasiado cálido al dormir puede producir sudores y alteraciones durante la noche, asegura Sujay Kansagra, experto del sueño de Mattress Firm.

La menopausia:

Según Terry Cralle, educadora del sueño en Washington, D.C. y coautora de Sleeping Your Way to the Top, las mujeres con menopausia e incluso perimenopausia suelen tener síntomas de sudores nocturnos.

El estrés:

La ansiedad y el estrés también pueden causar una transpiración excesiva cuando lo que quieres es dormir.

A lo largo del día se puede sudar por estrés. Del mismo modo, las pesadillas y otros sueños estresantes pueden hacerte transpirar mientras duerme.

Trata de hacer una actividad que te ayude a desconectar antes de meterte en la cama, como la meditación, un baño caliente o la lectura.

Un virus o resfrío:

El motivo de esos sudores nocturnos puede ser tan simple como una fiebre o el esfuerzo de tu cuerpo por mantener a raya una enfermedad. Los resfriados, la gripe y otras infecciones y virus, especialmente los que llegan acompañados de fiebre, pueden producir episodios de transpiración extrema.

Señal de una enfermedad mas grave:

En casos raros, la transpiración nocturna puede deberse a algo más serio. Hay una larga lista de afecciones médicas que pueden atribuirse al problema de sudores nocturnos persistentes, como trastornos de ansiedad, trastornos autoinmunes, enfermedad de tiroides, problemas del corazón, algunas enfermedades de los nervios o de médula ósea y cánceres, entre otras.

La medicación:

Algunos medicamentos contribuyen a los sudores nocturnos, así que lee el prospecto y consultá a tu médico ante posibles efectos colaterales de algún fármaco que estés tomando, recomienda Robbins.

Entre esos medicamentos se incluyen antidepresivos, medicación para la diabetes y algunos fármacos que bloquean las hormonas.

Tomar de más:

¿Eres de esos que te tomas un vino cuando ya te estás preparando para irte a la cama? Consumir alcohol poco antes de acostarse provocará sueños húmedos (y no los que te estás imaginando). Si el alcohol suele alterarte el sueño, Terry Cralle recomienda reducir su consumo y evitar tomarlo pocas horas antes de irte a dormir.

Es menos común, pero dejar el alcohol y otras sustancias sedantes también pueden dar lugar a sudores por la noche, añade Dimitriu.

Apnea del sueño:

Un reciente estudio descubrió que los sofocos y el sudor por la noche a veces están asociados a la apnea del sueño en mujeres de mediana edad. Entre los síntomas también hay ronquidos, despertares repentinos o insomnio, sueño sin descanso, fatiga extrema durante el día, despertarse con la garganta seca o irritada o con sensación de ahogo y sin aliento, o tener dolores de cabeza por la mañana.

Con información de Salud360