X

Salud

Ivic estudia aplicación de terapias de anticuerpos con toxinas humanas para tratar tumores

(Caracas, 04 de diciembre -Nota de Prensa).-El Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic) adelanta estudios experimentales para comprobar la efectividad de la aplicación simultánea de terapias de anticuerpos con toxinas humanas para el futuro tratamiento de tumores cancerígenos en mamas.

Los anticuerpos son sustancias producidas por el sistema inmune para defenderse de las amenazas internas o externas. Se llaman monoclonales a las versiones sintéticas o in vitro (elaboradas en laboratorio) de estas proteínas naturales presentes en el organismo.

Estas terapias biológicas son un método relativamente nuevo y se basan en el uso combinado de anticuerpos monoclonales con otras moléculas, tales como las anafilatoxinas humanas, capaces de inducir una potente respuesta inflamatoria inespecífica contra agentes foráneos.

Ramón Montaño y Jaheli Fuenmayor, del Centro de Medicina Experimental del Ivic, explicaron que las investigaciones buscan activar el sistema inmunológico del paciente contra el tumor. A su juicio, “los glóbulos blancos o leucocitos son capaces de atacar más eficazmente a las células cancerígenas en presencia de este novedoso método de fusión de moléculas”.

Combinar anafilatoxinas humanas con anticuerpos tiene la ventaja de que reduce la carga tóxica de dichas toxinas y les permite actuar de forma específica sobre la célula tumoral, sin afectar a las células sanas.

En la actualidad, existe un conjunto de 11 anticuerpos usados en el mundo contra enfermedades malignas hematológicas (como leucemias y linfomas), los cuales han dado buenos resultados en etapa clínica. Otro grupo de anticuerpos terapéuticos son utilizados para tratar el cáncer del colon, pulmón y mama, entre otros.

Los pacientes diagnosticados con cáncer pueden recibir diversos tratamientos convencionales, bien sea cirugía, radioterapia, quimioterapia, terapia hormonal u otros, que en su mayoría resultan muy costosos y causan efectos secundarios, como diarrea, vómito, caída del cabello e inmunodeficiencia. En el Ivic se estudia cuáles mecanismos inducen resistencia al tratamiento con los anticuerpos monoclonales disponibles en el mercado, al tiempo que se analizan los producidos en los laboratorios del Ivic a fin de determinar si funcionan igual o mejor.