X

Salud

¿Temor a volar?: conozca las claves para sobrellevar su fobia

Toda persona en algún momento de su vida ha experimentado sensaciones de angustia y ansiedad, en algunos casos debido a situaciones específicas y en otros casos asociados a fobias y traumas personales.

Tal es el caso de las personas que sufren de Acrofobia (miedo a las alturas) o aquellas que experimentan una profunda angustia a subirse a un avión.

Si usted es una de estas personas, la psicóloga Izabela Zych revela algunas claves para sobre llevar este temor en una entrevista realizada por el diario El Confidencial.

A continuación la entrevista completa:

Según la doctora en psicología Izabela Zych, autora del libro ‘Cómo sobreponerse a la ansiedad’ (editorial Pirámide), nos afecta el factor biológico propio de nuestra especie. “En este sentido, es así porque los seres humanos no estamos preparados para subirnos a grandes alturas. No somos aves y si nos caemos, morimos”, analiza Zych.

No podemos controlar lo que nos sucede, pero sí qué hacer en la nueva situación

La información negativa de la que se hacen eco los medios también influye. Como explica la doctora, “se han dado muchas noticias de los poquísimos aviones estrellados en la historia de la humanidad, pero no se ha dado casi ninguna noticia sobre el enorme número de aviones que despegan y aterrizan todos los días sin ningún problema”.

Asimismo, las “malas experiencias” vividas por personas conocidas inducen a que el temor no solo persista sino que se haga más fuerte. No podemos controlar lo que nos sucede, pero Zych asegura que sí lo que hacer. “Aunque a veces tengamos dificultades, nosotros mismos podemos convertirlas en grandes oportunidades”, sustituyendo nuestros miedos por pensamientos positivos.

“Hay que aprender a convivir con nuestros temores”

Pero, ¿realmente se pueden controlar los miedos como volar en avión, las inseguridades y ansiedades varias? ¿Podemos eludir pensar en negativo ante una situación que nos supera? La doctora, a través de su experiencia, demuestra que sí. La clave reside en que los temores no deben desaparecer, sino que los “afectados” deben aprender a convivir con ellos de la mejor manera posible.

La ansiedad sana es positiva porque evitamos peligros o los afrontamos

La psicóloga señala que es posible liberarse de lo aprendido, en este caso las conductas de ansiedad, estrés y miedo. Por este motivo, encauza a los afectados a aprender a convivir con estos temores y a utilizarlos en su propio beneficio como una señal de alarma cuando indiquen peligro y disminuirlos cuando aparezcan en situaciones en las que no lo hay. “La ansiedad sana es positiva porque evitamos peligros o nos preparamos bien para afrontarlos. Lo contrario ocurre cuando nuestra ansiedad es patológica y aún más si ésta se convierte en un trastorno”, apunta la doctora.

Este miedo afecta, según los expertos, en torno al 10%. “Esta situación, lejos de enseñarnos algo de utilidad, el miedo o la ansiedad nos paralizan y toman las riendas de nuestras vidas, dificultándolas notablemente”.Una de las formas terapéuticas más frecuentes consiste en la aplicación de la Terapia Cognitivo-Conductual, un método basado en la psicología científica.
Consiste en trabajar los pensamientos para conseguir que sean más racionales y también las conductas para aprender cómo enfrentarnos a las situaciones que nos provocan miedo. “Los estudios han comprobado, una y otra vez, que es la que mejor funciona”, asegura la doctora.

Los afectados piensan que son “raros”, cuando no lo son.

La inseguridad se convierte en la principal dificultad para atajar los problemas. Podemos sentirnos cohibidos por varios motivos. “Uno de ellos, bastante frecuente, es el hecho de que muchas personas llegan a pensar que su problema es algo que solo les pasa a ellas y que por ello son raras”.

La psicóloga pone como ejemplo que la mayoría de sus pacientes le advierten de que se sorprenderá porque va a escuchar algo muy extraño, una sensación muy común añadida a la preocupación por el qué dirán o por la posibilidad de ser rechazado por tener esos miedos. “Sin embargo, a pesar de su preocupación, los problemas de estas personas son muy normales y comunes”, aclara la doctora.

Sin embargo, la experta no cree en casos imposibles, “sólo en personas que pueden tirar la toalla demasiado rápido”, advierte. “Es importante tener en cuenta que nuestro bienestar psicológico depende, sobre todo, de nosotros mismos y de nuestra interpretación de la realidad y no tanto de las circunstancias externas”.

Los pacientes son personas de todas las edades, sexos, niveles educativos, de ingresos…

Entonces… ¿Qué tipo de personas tienden a sufrir ansiedad? “Hay algunas personas más vulnerables que otras por haber heredado cierta predisposición a sufrir mayor miedo o ansiedad, después están los pensamientos e interpretación de la realidad junto con lo que hemos aprendido por experiencia propia y lo que nos han enseñado las personas que nos rodean”, explica la psicóloga.

Sus pacientes, asegura, son personas “normales y corrientes”. Se trata de personas de todas las edades, sexos, niveles educativos, niveles de ingresos, orientaciones sexuales… con capacidad para recuperarse, en muchas ocasiones, por ellas mismas.

Con información de El Confidencial