X

Tecnología

Se alquila este blog

David Ponce, editor de OhGizmoAlgunos blogs cobran por promocionar productos, a menudo sin confesarlo a sus lectores

En los últimos seis meses, Ron DesGroseilliers ha recomendado más de 260 productos en sus dos blogs – todo desde páginas de viajes y programas de TV hasta pisos laminados y ropa interior.

Este ingeniero electrónico de 47 años no es un sabelotodo con poca concentración. Es uno más de la creciente legión de bloggers que escriben sobre productos y servicios ví­a PayPerPost, ReviewMe y servicios web similares.

Estos sitios ofrecen puntos de encuentro para que los bloggers ganen dinero y para que los especialistas de marketing creen resonancia en la red. Como las formas tradicionales de publicidad pierden efectividad, los servicios de recomendación “boca a boca” aspiran a llenar el vací­o. Pero algunos crí­ticos creen que tales sitios están creando polución en la blogosfera, quitándole credibilidad a un medio que de por sí­ cuenta con poca.

De 5 a 10 dólares por post

En el sitio de PayPerPost, los anunciantes colocan “oportunidades” listando los productos que desean promover y lo que pagarán. Los bloggers tí­picamente reciben entre 5 y 10 dólares por post, siempre y cuando el texto cumpla los requerimientos del anunciante, que a menudo, incluyen darle un aspecto positivo.

“La gente puede hablar mal de un producto todo el dí­a”, dice el presidente de PayPerPost, Ted Murphy. “Pero ¿por qué tendrí­a un anunciante que pagarles por eso?”.

Los bloggers no están obligados a revelar su relación con PayPerPost, aunque el sitio web les anima a hacerlo. En octubre, PayPerPost comenzó DisclosurePolicy.org, una herramienta para crear “polí­ticas de divulgación” que los bloggers pueden colocar en sus blogs.

En noviembre 2006, la compañí­a Text Link Ads introdujo ReviewMe. Con este servicio, los anunciantes pueden escoger los blogs en los que desean que aparezcan sus productos, y pagarles de acuerdo a su tráfico: desde $30 por un blog poco visitado hasta $250 por blogs de primera clase.

ReviewMe comparte la tarifa con los bloggers, que pueden escribir lo que quieran siempre y cuando se cuenten al menos 200 palabras, se incluya el link apropiado y se revele que se ha cobrado por escribir sobre el producto.

Al exigir la divulgación del pago sin dictar el tono, ReviewMe espera ganar credibilidad y evitar la controversia que rodea a PayPerPost, según el presidente de la compañí­a, Andy Hagans. Para el momento de escribir este artí­culo, 3700 blogs se han inscrito en el servicio.

“Pienso que están actuando correctamente, al menos hasta ahora”, dice David Ponce, editor de OhGizmo.com, que habí­a escrito dos post pagados por ReviewMe. Ponce añade, “mi única reserva es que no importa qué tan limpias hagas las cosas, es casi imposible eliminar la sensación de que hay algo oscuro por detrás”.

Los crí­ticos de PayPerPost, como el blogger Michael Arrington de TechCrunch, han calificado a estos servicios como “virus”, asemejándolos a los escándalos “payola” (pagos a los disc-jockeys por reproducir ciertos discos) que hicieron tambalear a la radio en los años 50.

Al momento de imprimirse este artí­culo, la Comisión Federal de Comercio de los Estados Unidos emitió una opinión estableciendo que las compañí­as que proveen marketing “boca a boca” deben revelar sus relaciones con blogs y anunciantes, violando en caso contrario la ley conocida como “Federal Trade Comission Act”, que prohibe la promoción o publicidad engañosa. No está claro como esta polí­tica serí­a aplicada a los bloggers.

Las dudas sobre credibilidad y sinceridad, sin embargo, podrí­an ser irrelevantes. Para los anunciantes, el beneficio más tangible de pagar a blogs serí­a la capacidad de elevar el rango de un website en los resultados de búsqueda de Google, que dependen en parte del número de links que recibe un sitio web.

Esta tendencia seguramente se expandirá en el futuro cercano: dos servicios similares, Creamaid.com y LoudLaunch.com están actualmente en beta.

Los bloggers, sin embargo, probablemente no se enriquecerán con estos esfuerzos. Hasta ahora, DesGroseilliers ha acumulado US$2100, que lo converten en uno de los que más han ganado en PayPerPost. Pero él dice que no lo hace sólo por dinero. “Estoy ayudando a anunciantes decentes a poner sus nombres en el mercado, mientras ayudo a consumidores consciente a encontrar buenos productos y servicios”.

Por Dan Tynam
PC World Febrero 2006
Versión castellano de Noticias24.com