X

Tecnología

¿Reparar laptops y smartphones? Cuestión de tacto e ingenio desde la casa

Foto: AP IMAGES

 

Berlín, 19 ene (dpa) – Una grieta en la pantalla del teléfono inteligente, el ventilador atascado de un laptop o una tableta con la batería defectuosa: la técnica más sofisticada puede fallar. Y la reparación puede costar cara. A menos que se quiera poner en práctica el propio ingenio.

Los defectos técnicos suelen aparecer justamente cuando ha vencido la garantía del aparato. Pero no por ello hay que dar por perdido el laptop, el teléfono inteligente o la tableta afectada. Muchos problemas pueden ser solucionados en casa y con un poco de habilidad técnica.

En todo caso, no hay que olvidar que al abrir el aparato se puede perder la garantía en caso de que ésta éste todavía vigente. Por eso, el experto en computadoras Manfred Kratzl aconseja preguntarse antes de echar mano al destornillador “¿por qué tengo yo que preocuparme de esto?”.

Kratzl, de la editorial alemana Fachverlag für Computerwissen, conoce muy bien los defectos típicos en que se tropieza, por ejemplo, el dueño de una computadora portátil: “Fuente de fallos número uno son los ventiladores. Cuando se llenan de polvo y ya no giran tan rápido como deben, el ordenador se recalienta de inmediato”.

“No hay que olvidar que al abrir el aparato se puede perder la garantía en caso de que ésta éste todavía vigente”

El problema se soluciona con una limpieza a fondo del ventilador, incluso con ayuda de una aspiradora doméstica de polvo o una gota de aceite. Los tornillos para abrir el laptop se encuentran en la parte inferior de la carcasa. “Lamentablemente, las tapas no permiten saber qué hay detrás de ellas”, dice Kratzl. Las informaciones suelen hallarse en el manual del usuario.

También son posibles las reparaciones en los teléfonos inteligentes y en las tabletas, aunque su construcción compacta y los diminutos componentes lo dificultan bastante. “Aquí se necesita mucha intuición o, de lo contrario, se puede estropear todo con mucha facilidad”, advierte Oliver Huq, redactor de la revista alemana “c’t”. La dificultad o la facilidad de la reparación dependen del modelo.

Las tabletas de construcción modular, por ejemplo, se diferencian muy poco de los laptops. En otros aparatos, en cambio, hay que hacer uso del soplete de aire caliente para disolver el pegamento de la carcasa – claramente, maniobra sólo para expertos.

En general, hay que abrir los accesorios móviles para cambiar la batería o una pantalla dañada. “En muchos teléfonos inteligentes, el cambio de batería no tiene problemas”, dice Huq. Pero el acceso a la pantalla presenta dificultades. Problema adicional son las piezas de repuesto, que suelen venir directamente desde China o a través de un intermediario internacional.

“Mucho menos complicado es el cambio de componentes defectuosos en computadoras portátiles. Lo más fácil es el cambio de reproductores de CDs y DVDs o discos duros fallados”

“Mientras más difundido sea un aparato, más fácil será hallar piezas de repuesto”, señala el especialista. En todo caso, el envío postal no es barato. En Internet, en todo caso, es fácil hallar multitud de instrucciones de reparaciones, como, por ejemplo, en YouTube o en sitios como Ifixit ( www.ifixit.com), que ofrece consejos cómo reparar y hallar repuestos para Macs, iPods, iPhones, iPads y consolas de juego.

Mucho menos complicado es el cambio de componentes defectuosos en computadoras portátiles. Lo más fácil es el cambio de reproductores de CDs y DVDs o discos duros fallados. Gracias al tamaño unitario de 2,5 pulgadas y la conexión estandarizada, los nuevos discos no precisan ser del mismo fabricante que el laptop. “Esto es muy conveniente, pues estos discos suelen tener una vida más corta que la computadora misma”, apunta Manfred Katzl.

Pero no todo es reparable, incluso en un laptop. Por ejemplo, en caso de fallar las bisagras que unen la pantalla a la carcasa. “En laptops baratos, esas piezas suelen estar fijadas a la computadora y no es posible quitarlas”, explica Manfred Kratzl. Lo mismo ocurre con los enchufes para el adaptador a la red, que suelen estar fijados a la placa base: “Aquí, el problema sólo puede ser solucionado con un soldador”.

A más tardar, es en este momento cuando se necesita de la ayuda de el profesional de un taller de reparaciones, en especial uno que pertenezca al fabricante o sea recomendado por él. En un test de la fundación alemana de protección del consumidor Warentest, sólo dos de nueve fabricantes de laptops recibieron la nota “bueno” y a los demás les fue aún mucho peor.

Tras el vencimiento de la garantía, los clientes sometidos a prueba tuvieron que pagar 100 euros, y en algunos casos, incluso 200 euros, por una reparación. La razón de ello es que los talleres no suelen reparar sino simplemente cambiar las piezas defectuosas, cosa que resulta evidentemente más cara. “El cliente debe averiguar si tiene alternativas más baratas”, aconseja la fundación Warentest.