X

Tecnología

DPA: La interconexión de las redes sociales

Foto: Linksku

HAMBURGO, Febrero (dpa) – Para muchas personas, la vida online se distribuye entre Facebook y Google+ para el intercambio de ideas con amigos, mientras Twitter sirve de máquina de información de 140 caracteres, a lo que se agrega un blog para el hobby personal y Flickr para intercambiar fotos de vacaciones. El cuidado de todas estas plataformas quita mucho tiempo. Muchos de estos servicios pueden ser interconectados, pero ¿de qué sirve todo esto al ya estresado usuario?

«El compartir redes sociales se hace cada vez más popular. Y esto se halla recién en sus comienzos», dice Jan Krutisch, programador de una empresa de software en Hamburgo. Servicios de vídeo, blog y fotografía como Youtube o Flickr se han adaptado al concepto de las grandes redes sociales. «Me basta una clic para decidir si mi blog o foto aparece también en Twitter o Facebook». Para hacerlo, el usuario sólo tiene que conocer el nombre de usuario o la contraseña de la red correspondiente.

Las mejores posibilidades son ofrecidas actualmente por Facebook, Twitter, Google+ y plataformas de blog como WordPress o Tumblr, señala el asesor de comunicaciones Klaus Eck en Munich. Fotos de Flickr y vídeos de Youtube pueden ser también personalizados con unos pocos clics del ratón. «Pero a muchos lo que les interesa es compartir Facebook y Twitter con otras redes sociales».

El verbo inglés «share» (compartir) se ha hecho así popular. El compartir textos, imágenes y clips de vídeo sobre otros canales, si bien es una agradable opción, de hecho implica una cierta pérdida de tiempo. El usuario puede, por ejemplo, simplemente copiar la dirección de un blog desde el navegador e integrarla de forma manual en Facebook.

Es por esto que algunas aplicaciones prometen sincronizar enteramente la publicación de noticias. Un ejemplo de ello es Hootsuite, desde el cual se puede distribuir un texto simultáneamente hasta en cinco canales – desde y Twitter hasta Myspace, Foursquare o Linkedin. Para ello, el usuario sólo tiene que «añadir» una sola vez cada servicio, es decir, agregarlo tras confirmar nombre de usuario y contraseña.

Foto: Noticias24

A través de Hootsuite, por ejemplo, se puede comunicar la conquista de un nuevo empleo a través de varios canales al mismo tiempo – pero ¿quién querrá hacer algo semejante? Según Krutisch, el problema es que el usuario tiene que buscar siempre el mínimo común denominador para todo. Cada servicio tiene sus propias características: «Yo podría poner todo en Facebook, pero Foursquare o Tumblr son nichos que dentro de su campo funcionan mejor», dice el especialista.

Klaus Eck señala otro problema de dispersión digital: «Cuando todo se automatiza en cada servicio, se pierde rápidamente el control de quién ve qué». Por ejemplo, las fotos en Facebook se encuentran en una red social cerrada, pero en Flickr están a disposición de todos. El problema reside también en si se quiere hacer público todo a través de todos los canales.

Cotweet, una aplicación orientada para negocios, está hecha a la medida para Twitter, y a través de ella el usuario puede enviar sus mensajes desde Twitter a varias redes. Los blogs pueden ser repartidos cómodamente mediante Posterous. Herramientas como Hootsuite, según Eck, se prestan sólo para quien envía muchos mensajes al día y desea crear popularidad.

Una libertad casi sin límites ofrece IFTTT («If This Then That», que puede traducirse como «Si aparece esto, haz aquello «), un servicio a través del cual pueden interconectarse libremente varios servicios de redes sociales. «Con esto, por ejemplo, puedo buscar en Twitter una palabra clave determinada y publicar automáticamente en mi blog todos los mensajes e imágenes relativos a ese tema», dice Krutisch. «En esto hay infinitas posibilidades, pues hay aquí mucho movimiento». No obstante, el usuario debe saber exactamente lo que quiere alcanzar.

IFTTT no tiene sentido para usuarios que sólo usan Facebook y Twitter ocasionalmente, señala Krutisch. En todo caso, el futuro señala aquí una densa concentración, como si fuera un Internet dentro de Internet. «Me temo que grandes servicios como Facebook o Google pretenden hacer que todos los demás servicios confluyan a sus páginas», dice.

Problemas de protección de datos

Foto: AP Photo/Alik Keplicz

Si un servicio interviene como tercera parte en una red social como Facebook, se apodera de los datos del usuario si éste así lo permite, explica Andreas Poller, del Instituto Fraunhofer para Informática Segura, en Darmstadt. En el primer contacto se muestra qué informaciones se comparte. Con Hootsuite, por ejemplo, se permite no sólo leer sino también escribir datos.

Este experto ve en esto varios problemas: terceras aplicaciones que, por ejemplo, pertenecen al videojuego Farmville, logran derechos ilimitados incluso si el usuario se desconecta. Y además pueden ganar acceso parcial a datos de contactos. Además, aplicaciones que poseen el llamado recurso de seguimiento o «webtracking» pueden incluso ligar datos de otras redes con los de Facebook y Twitter.

El usuario debe saber que al dar a otra aplicación derecho a intervención está dándole también derecho de entrada, advierte Poller. Este especialista aconseja usar los ajustes de esfera privada de Facebook o Twitter para tener una visión de los derechos otorgados y eventualmente impedir el acceso a ellos.