X

Tecnología

Un robot medusa ayudará a EE UU en operaciones de rescate y vigilancia desde las profundidades marinas

(Washington, 4 abril. EFE).- Investigadores de dos universidades estadounidenses crearon un vehículo submarino inspirado en las medusas que funciona con energía renovable y que podría ser usado en operaciones de rescate y en misiones de vigilancia, informó hoy el Departamento de Defensa de EE UU.

Científicos de la Universidad de Texas, en Dallas, y de Virginia Tech revelaron las características de este nuevo robot, al que apodaron Robojelly, en la publicación Smart Materials and Structures.

Se trata de una versión mejorada de un artefacto anterior que se alimentaba con energía eléctrica y que ahora utilizará el hidrógeno y los gases de oxígeno que se encuentran en el agua, recoge el Departamento de Defensa en su webcast “Armed with Science”.

“Hemos creado un robot submarino que no necesita baterías ni electricidad”, explicó el profesor adjunto de ingeniería mecánica en la Universidad de Texas, Yonas Tadesse, quien destacó además que el artefacto no contamina, ya que “la única basura que deja a su paso es más agua”.

El movimiento simple pero potente de la medusa la convirtieron en un animal atractivo de simular, según apuntan los científicos, que cada vez se fijan más en la naturaleza para crear nuevos artefactos que puedan ayudar al hombre.

El Robojelly consta de dos estructuras con forma de campana fabricadas con silicona que se pliegan como un paraguas y están conectadas a unos músculos artificiales que se contraen cuando se calientan y permiten la autopropulsión del robot.

Los músculos están realizados en una aleación de níquel-titanio, envueltos en nanotubos de carbono, revestidos con platino e insertados en un tubo.

A medida que la mezcla de hidrógeno y oxígeno presente en el agua entra en contacto con el platino provoca una reacción que genera vapor de agua y calor, lo que causa una contracción que mueve los músculos del dispositivo, bombeando el agua, e iniciando el ciclo de nuevo.

Tadesse destacó que el artefacto “puede permanecer bajo el agua y recargar combustible, mientras está llevando a cabo la vigilancia”.

El ingeniero señaló que además de para vigilancia militar el dispositivo podría ser utilizado para detectar los contaminantes en el agua.

El siguiente paso del equipo, según adelantó, va a ser mejorar las patas del dispositivo para que puedan moverse independientemente y permitir a Robojelly moverse en más de una dirección.