X

Tecnología

Multimillonario australiano quiere construir de nuevo el «Titanic»

Foto: SOUTHAMPTON CITY COUNCIL / AFP

Sydney, 01 may (dpa) – Un multimillonario australiano quiere construir una reproducción del legendario transatlántico «Titanic» con la última tecnología, y la nueva embarcación saldrá de los astilleros chinos en 2016, según comunicó hoy el empresario Clive Palmer.

Ya se ha firmado un principio de acuerdo con la empresa estatal china CSC Jinling Shipyard, según dijo Palmer.

«Será tan lujoso como el Titanic original, pero por supuesto estará dotado de la última tecnología del siglo XXI y de los mejores sistemas de navegación y seguridad», dijo Palmer, según señala su agencia de relaciones públicas.

El «Titanic II» hará su viaje inaugural dentro de cuatro años y medio y, al igual que su famoso predecesor, partirá de Reino Unido con destino a Nueva York. «Hemos invitado a la marina china a escoltar el ‘Titanic’ II», dijo Palmer, de 58 años.

Durante su viaje inaugural en 1912, el «Titanic» chocó con un iceberg el 15 de abril y naufragó.

Durante su viaje inaugural en 1912, el «Titanic» chocó con un iceberg el 15 de abril y naufragó. Murieron más de 1.500 personas. Al cumplirse el centenario de la tragedia, la prensa recuperó ampliamente lo sucedido.

El «Titanic II» tendrá 270 metros de largo, igual que el original, en nueve plantas. Contará además con 840 camarotes. Un equipo de diseñadores asesorados por historiadores ya han comenzado el trabajo. «El Titanic II será el lujo definitivo», dijo Palmer.

Su construcción sólo variará por debajo de la línea de flotación para evitar una catástrofe como la ocurrida hace 100 años. Palmer prevé con su empresa «Blue Star Line Pty Ltd» idear toda una flota de cruceros.

Palmer comenzó su carrera empresarial en el mundo inmobiliario. En la actualidad es dueño del grupo de recursos naturales Mineralogy, con fuertes minas de hierro en Australia occidental.

Palmer, cuya fortuna se estima en unos 5.000 millones de dólares australianos (cuatro mil millones de euros) está considerado un empresario singular. El año pasado regaló a su hija de 15 años un yate valorado en un millón de dólares. Entre sus empleados repartió hace tres años 55 coches de lujo y 1.500 viajes a las islas Fidji como regalo de Navidad.