X

Tecnología

Facebook: la red social que salva vidas y reencuentra familias

Foto: REUTERS / Valentin Flauraud

(WASHINGTON, 17 de mayo. AFP) – Facebook puede ser algo más que contactar amigos y compartir fotos: a muchos la red social les salvó la vida, les ayudó a encontrar a un familiar y contribuyó a derrocar a un régimen autoritario.

Facebook es el primero en construir su propia leyenda con una página titulada «Las mejores historias de Fb», que incluye varias anécdotas, otros ejemplos fueron extraídos de la prensa internacional.

Paternidad: Jessica Mayer siempre supo que había sido adoptada. El nombre de su padre biológico estaba en su partida de nacimiento, pero desde hacía años esta estadounidense no parecía poder encontrarlo. Hasta que un amigo suyo vio el perfil del hombre en Facebook, aunque con el apellido escrito de manera diferente. Padre e hija se encontraron en el Reino Unido. (Fuente: Facebook)

Salvado: Preocupada por la cara extrañamente hinchada de su hijo, Deborah Copaken Kogan de Nueva York publicó fotos del niño de cuatro años en Facebook después de que los médicos no lograran identificar el problema. Un amigo reconoció de inmediato un caso raro de la enfermedad de Kawasaki, una inflamación de los vasos sanguíneos, llamó a la madre y le dijo que llevara al pequeño al hospital. Le salvó la vida. (Fuente: Msnbc.com)

Sobrevivientes: Tan pronto como se supo que el vuelo 1549 de American Airways había caído en el río Hudson en Nueva York en enero de 2009, se creó una página de Facebook para que los 155 supervivientes (no hubo víctimas) compartieran noticias, fotos y buenos deseos en cada aniversario del incidente. Dos de los pasajeros que estaban sentados a tres filas de distancia en la aeronave se hicieron amigos en Facebook, y terminaron enamorándose. (Fuente: Facebook)

Cooperación: Cuarenta y ocho horas después de que estallaran los disturbios de Londres en agosto de 2011, una página en Facebook instó a limpiar las calles de la ciudad tras las protestas. Reunió a 3.600 usuarios en unas horas, cientos de los cuales atendieron al llamado. (Fuente: Facebook).

Leucemia: El adolescente estadounidense Samir Pendse necesitaba con urgencia un trasplante de médula ósea que sólo podía venir de alguien que compartiera su origen étnico del sur de Asia, pero pocas personas que pudieran cumplir con este requisito estaban registradas como donantes de médula. Tras una campaña en Facebook para encontrar un donante para salvar la vida de Pendse, una profesora de marketing de la Universidad de Stanford, Jennifer Aaker, desarrolló 100K Cheeks, una amplia base de datos de potenciales donantes de Asia del Sur que podrían ayudar en crisis de salud similares. (Fuente: Stanford University News)

Bigamia: Alan L. O’Neill, de 41 años, oriundo del estado de Washington (noroeste de Estados Unidos), dejó a su esposa sin divorciarse, y luego se volvió a casar usando otro nombre. En Facebook, la primera esposa se hizo amiga de la segunda esposa, que había publicado con orgullo una foto de su nuevo marido y su pastel de bodas. El resultado: O’Neill debió enfrentar judicialmente cargos de bigamia. (Fuente: The Huffington Post)

Revolución: En medio de protestas contra el gobierno de Túnez, un usuario llamado «Alí» pasó 18 horas al día supervisando una página de Facebook con fotos y videos de los manifestantes. A pesar de la represión dirigida contra usuarios de internet específicos, el presidente Zine El Abidine Ben Ali terminó huyendo del país a mediados de enero de 2011.