X

Tecnología

DPA: Conozca cómo iniciarse en el montaje y la edición digital

Foto: Kai Remmers/DPA

(Berlín – DPA).- Para dar los primeros pasos en el mundo de la edición de fotos y el montaje de videos no se necesita un software caro. Eso sí, es necesario paciencia y perseverancia.

Fotos movidas, ojos rojos, horizontes torcidos… Lo que el momento de enfocar parecía un hermoso recuerdo, parece más tarde una catástrofe. Por eso, quien quiera dedicarse seriamente a la fotografía o al video debe primero familiarizarse con los principios de la edición digital. Con ello no sólo podrá corregir errores, sino también sacar el mayor provecho de una imagen o una grabación.

Un novato en informática tendrá que superar primero algunas dificultades, al menos en lo referente a la edición y montaje de videos. “Todo intento será vano si no se poseen unos conceptos básicos tanto sobre la cámara como sobre informática”, dice Robert Klassen, autor alemán de varios libros sobre el tema.

Para un fotógrafo aficionado, las cosas son más fáciles: “Todo depende de lo que básicamente quiere hacer”, apunta Wolfgang Frohling, docente en diseño mediático en la universidad técnica de Dusseldorf. Es muy fácil corregir una imagen desenfocada o mal iluminada. “Resulta asombroso lo que se puede hacer de una foto mediante el software actual”, señala el especialista. Por el contrario, maniobras especializadas como la corrección del color de una imagen requieren mucho tiempo de entrenamiento.

Para ambas disciplinas, el principiante necesita sobre todo un software que le facilite el comienzo. Un programa de edición de imágenes como Gimp, si bien es gratuito, exige demasiado a un usuario sin experiencia. Igualmente gratis pero algo más fáciles de manejar son programas como XnView, Picasa o Paint.NET, todos disponibles en versión en español. Un excelente programa que no necesita conocimientos previos pero da muy buenos resultados, es IrfanView, aunque está disponible sólo en su versión original en inglés. Para usuarios de Mac está el programa iPhoto, también en castellano.

“Es muy común ver a principiantes que graban sin medida, sólo para constatar más tarde que tienen que eliminar entre el 80% ó 90% del material”

Hay muchos otros programas que cuestan dinero, pero proporcionan numerosas funciones automáticas y asistentes que facilitan mucho el comienzo a quien carece de experiencia. Versiones simplificadas de caros programas profesionales emplean en sus menús versiones más simples y más acomodadas al lego.

Quien quiera iniciarse en la edición de video dispone de un abanico de programas más amplio, al menos para comenzar. Si en su PC tiene instalada una versión antigua de Windows, tendrá también el programa Windows Movie Maker. Sin embargo, los usuarios de Windows 7 deberán descargarse el software.

Menospreciado por los profesionales, Movie Maker merece una mejor calificación por parte de Robert Klassen: “El programa es mejor que lo que se afirma. El principiante encuentra allí una buena explicación de los conceptos elementales y no siente que se le exija demasiado”.

En todo caso, principiantes con ambiciones profesionales acaban tropezándose con las limitaciones de Movie Maker y necesitan software de pago. En todo caso, “estos programas son buenos incluso para semiprofesionales”, y no hay que pagar por ellos más de cien euros (124 dólares), dice Klassen.

Usuarios de Mac pueden ahorrarse esta inversión: los PC y laptops Apple tienen incorporado el programa iMovie, que ofrece muchas más funciones en comparación con Movie Maker. Y, por último, muchas videocámaras traen también sus propios programas. Klassen recomienda instalarlos, aunque al comienzo no necesiten, pues suelen aportar complementos o codecs de video que pueden resultar necesarios.

No obstante, un buen video no sólo es el montaje. “Es muy común ver a principiantes que graban sin medida, sólo para constatar más tarde que tienen que eliminar entre el 80 y el 90 por ciento del material”. El resultado son grabaciones aburridas que no interesan a nadie salvo a su autor. Por eso, Klassen recomienda hacer primero un plan de lo que se desea filmar y cómo se quiere hacer”. Tanto para grabar como para editar un video rige la regla “menos es más”. Más vale un par de buenas tomas de los mejores momentos que una aburrida documentación de todo lo ocurrido.

Algo parecido sucede con las fotografías. Por ejemplo, los contrastes no deben ser exagerados. “Al fotografiar prefiero elegir tonos más bien neutrales, para tener después más posibilidades”, aconseja Wolfgang Frohling. También es importante recordar que un exceso de sombras hace una imagen imposible de rescatar más tarde.

Para edición de fotos no se necesita de un PC provisto de un rápido procesador, pero sí para la edición de videos. Programas fotográficos gratuitos y versiones simplificadas de programas profesionales funcionan bien en viejas PCs. Pero, por el contrario, para la edición de videos, se recomienda un procesador ágil, un disco duro rápido y mucha memoria RAM. “De lo contrario, no se puede trabajar de manera razonable formatos de alta definición”, aconsejan los especialistas.