X

Tecnología

PCs de escritorio a prueba de todo: Una herramienta ideal en casa

Foto: Dell/DPA

(Berlín – DPA).- Los PCs de escritorio tienen fama de voluminosos, grises y demasiado ruidosos, pero las feas torres de antes han evolucionado mucho. Quien decida comprarse uno tiene también derecho a plantear exigencias en cuanto a diseño, tal como lo demuestran los actuales ordenadores mini y “todo en uno”.

Casi se podría afirmar que los laptops han acabado por desplazar completamente los PCs de escritorio. Pero actualmente uno de cada ocho usuarios opta por un ordenador estacionario, pese a que la demanda ha descendido en casi todos los países del mundo industrializado.

En Alemania, por ejemplo, en el primer trimestre de 2012 se vendieron 351.000 PCs de escritorio, es decir, 33.000 menos que el año anterior. Pero no todos son iguales. Los nuevos formatos compactos tienen sus ventajas, aunque también claramente desventajas.

Y ahora se encuentran en todas las formas posibles para todas las necesidades imaginables.

¿Y por qué pese a ello siguen existiendo los PCs de escritorio? “Tienen una corte de fieles seguidores. En su mayoría son personas que diariamente pasan mucho tiempo ante el ordenador y son muy exigentes en cuanto a potencia de computación, rendimiento gráfico y presentación”, dice Stephan Scheuer, de la la oficina de inspección técnica (TÜV) de Renania. Y ahora se encuentran en todas las formas posibles para todas las necesidades imaginables. Scheurer los divide en tres grandes categorías: torres, mini y “todo en uno”.

Los mini PCs apuestan claramente por el diseño. Vienen alojados en cajas no mayores que un libro o que un tetrabrick de zumos, que caben perfectamente sobre el escritorio. En comparación con las viejas torres, son mucho más elegantes y, además, consumen menos electricidad.

“Se han convertido realmente en algo para mostrar”, dice Dominik Hoferer, de la revista alemana “Chip”. “Quien desee sentarse en el salón de casa a escuchar música por streaming o a ver en el televisor una película guardada en el disco duro, ha hecho la perfecta elección con una minicomputadora”, dice el especialista. Puede además navegar por la red o trabajar con algunos programas de oficina.

Pero esto es todo, afirma Hoferer. Las tarjetas gráficas de memoria compartidas incorporadas en la mayoría de los mini PCs no son capaces de reproducir juegos tridimensionales. Y otro punto débil: ampliar el equipo es difícil, si no imposible, afirma el experto. “Definitivamente, en la caja de un micro PC no hay espacio para nuevos componentes”.

Los PCs “todo en uno”, con toda su técnica condensada en la caja del monitor, comparten también esta ventaja. El lado positivo: han eliminado los cables y ocupan muy poco espacio. “Los chips incorporados permiten navegar, usar programas de oficina, editar imágenes de alto nivel y usar juegos tridimensionales poco exigentes sin problema”, dice Kirstin Wohlfart, de la fundación Stiftung Warentest, la agencia alemana de protección del consumidor. Son la herramienta ideal para personas que necesitan un PC sólo para sentarse en el salón de casa a leer su correo o navegar un poco por la red.

Son la herramienta ideal para personas que necesitan un PC sólo para sentarse en el salón de casa a leer su correo o navegar un poco por la red.

Pero, al comprar, el usuario debe pensarlo muy bien y en especial poner atención a la calidad de la pantalla. Una buena pantalla es de superficie mate, suficientemente clara y posee una buena reproducción de colores. “Los PCs ‘todo en uno’ lo tienen todo, y definitivamente”, señala Wohlfahrt. Su mayor desventaja: “Si falla la pantalla, falla también el PC”.

Las torres no presentan estos problemas. La sustitución de ventiladores, de discos duros y de otros accesorios es un juego de niños en estas amplias cajas: basta con abrirla, instalar el componente, conectar el cable y eso es todo.

Los clásicos ordenadores tipo torre convencen por su potencia. “Son sistemas de alto rendimiento para usuarios exigentes”, dice Scheuer. Tarjeta gráfica tridimensional, ocho gigabytes de memoria RAM y procesador de cuatro núcleos son habituales en PCs para jugadores.

Una ventaja añadida es que “combinan la comodidad y la ergonomía mejor que ningún otro ordenador”, señala Scheuer. El usuario puede conectar lo que quiera y, cuando ya no queda ningún puerto libre, crear uno nuevo. Se puede, además, elegir la pantalla y el teclado como se quiera. Sólo lo afean la presentación exterior y su alto nivel de ruido. No es de extrañar que quien tenga una torre la haga desaparecer debajo del escritorio.

¿Cómo elegir?

“Cuanto más pequeño es el PC, más restringido me siento. Cuanto más grande, más potencia recibo por mi dinero”, dice Kristin Wohlfart, de la fundación Stiftung Warentest. Según el especialista Stephan Scheuer, dos interrogantes son fundamentales en la compra de un ordenador: “¿Qué PC necesito?” y “Cuánto tiempo lo usaré?”. Los modelos mini y “todo en uno” quedan obsoletos en cuatro años. “La vieja tarjeta gráfica, la memoria RAM, el procesador o el disco duro ya no funcionarán bien con un sistema operativo actual”, precisa el especialista. Esto no ocurre tan pronto con una torre reequipable: “Las torres van con el tiempo”.

Foto: Fujitsu/DPA