X

Tecnología

¿Pueden los gobiernos espiarnos a través de nuestros teléfonos?

Foto: Reuters

(Caracas, 19 de junio Noticias24).- Se ha reabierto el debate de los límites de la seguridad de los ciudadanos, especialmente en Norteamérica, motivado a la aprobación del programa Prism, el cual autoriza al gobierno de los EE UU al registro de millones de llamadas telefónicas bajo el pretexto de salvaguardar la seguridad nacional. Como era de esperarse, el revuelo que esta información ha traído nos lleva a la pregunta retórica: ¿tenemos realmente vida privada?

Por lo menos, los clientes de la empresa Verizon saben que no la tienen, quedando demostrado que la Agencia Nacional de Seguridad (NSA en sus siglas en inglés), ha estado realizando una especie de base de datos con todas las llamadas telefónicas de los usuarios de esta compañía, dejando a la luz pública como el presidente de EE UU, Barack Obama, ha autorizado registros sin hacer ningún tipo de selección de las personas investigadas.

Definitivamente, las páginas de internet se han convertido en una suerte de “archivos” de nuestra información mas importante, sin darnos la oportunidad de adaptarnos a toda la vorágine de cambios que se suscitan en ellas día a día, dejandonos en una constante exposición.

El inconveniente no es la toma de información, ya que usando el pretexto de la seguridad nacional, el usuario puede acceder a dar información. pero surgen preguntas como: ¿realmente se va a mirar buscando relación con terrorismo? ¿o acaso se esta buscando algún otro tema el particular?

Al momento de tener un dispositivo móvil, las empresas que ofrecen estos servicios obtienen una gran cantidad de información, además de que las mismas se encuentran ubicadas en territorio estadounidense, donde no existe regulación en cuanto al acceso a estos datos, la cual es totalmente diferente a la legislación europea, mucho más protectora de la privacidad del consumidor. El contexto que viven estas dos regiones es muy diferente.

Pablo Teijeira, director general de Sophos Iberia, consultora de seguridad en internet, indica que las compañías, con la finalidad de escapar del Prism, están dando la información necesaria a las autoridades estadounidenses, tratando de demostrar que no sabían de la existencia del programa. Recalca tambien que no habría problema con dar información si un juez así lo demandase, pero el no tener permiso da pie al inicio de los problemas. «Por prevención se pueden escuchar todas las llamadas y ver todos los mails, pero no es éticamente correcto» sentencia.

Con información de ABC