X

Tecnología

Un robot «cariñoso» ayudará a los niños hospitalizados

Los inventores belgas Jelle Saldien y Kristof Goris(en este momento fuera de cámara) desarrollaron al prototipo «Probo», un inteligente y abrazable robot en la Universidad VUB en Bruselas. Probo es un robot «social» que tiene como objetivo proveer a niños hospitalizados apoyo moral, afecto e información acerca del lugar y reconfortarlos en una posible situación difí­cil. Foto: AFP PHOTO BELGA BENOIT DOPPAGNE

«Probo«, un robot forrado de peluche destinado a ayudar a la curación de los niños hospitalizados, fue presentado hoy por cientí­ficos belgas, una primicia que podrí­a llegar al mercado el año próximo.

Dotado de veinte motores, una cámara y un potente ordenador, «Probo» está preparado para desplazarse, hablar, reconocer las expresiones del rostro de sus interlocutores, interpretar las emociones y reaccionar en consonancia.

Además, el aparato también expresa sus emociones, y el objetivo de sus creadores es que los niños establezcan un puente emocional con él para ayudar a su curación.

Los inventores belgas Jelle Saldien(i) y Kristof Goris(d) besan al prototipo «Probo», un inteligente y abrazable robot en la Universidad VUB en Bruselas. Probo es un robot «social» que tiene como objetivo proveer a niños hospitalizados apoyo moral, afecto e información acerca del lugar y reconfortarlos en una posible situación difí­cil. Foto: AFP PHOTO BELGA BENOIT DOPPAGNE


Forrado de suave y blando peluche verde, con una forma que recuerda a un elefante y grandes ojos que se mueven
, «Probo» afirma ser «el primer robot para abrazar» en una pantalla táctil en su vientre, con la que también podrán interactuar los niños.

«Apenas hay robots que interactúan con seres humanos«, señaló Dirk Lefeber, un investigador de la Universidad Libre de Bruselas (VUB), durante la presentación del prototipo.

Tras construir este prototipo después de cuatro años de trabajo, la VUB prevé que a partir de un año podrá comenzar a comercializar nuevas unidades de «Probo» a un precio de unos 50.000 euros cada una.

Ví­a EFE