X

Tecnología

Inventan un sistema para hacer ecografí­as con el teléfono móvil

Pronto será posible realizar una ecografí­a conectando el móvil a una pequeña sonda a través de un dispositivo USB para recoger las imágenes, que luego podrán ser enviadas a cualquier punto del globo. El ingeniero estadounidense William D. Richard, y su colega David Zar, de la universidad de Washington en Saint Louis, diseñaron la sonda, tan pequeña que cabe en la palma de la mano. La tecnologí­a sirve para teléfonos móviles inteligentes compatibles con el sistema Windows de Microsoft, empresa que financió la investigación con una beca de 100.000 dólares (77.000 euros). Foto: EFE/David Kilper

Pronto no será imprescindible ir a un centro de salud para hacerse una ecografí­a, ya que bastará con conectar el móvil a una pequeña sonda a través de un dispositivo USB para recoger las imágenes, que luego podrán ser enviadas a cualquier punto del globo.

Según uno de los inventores del sistema, el ingeniero estadounidense William D. Richard, éste podrí­a convertirse en «el ordenador esencial del mundo en desarrollo, donde el personal médico preparado escasea, pero la mayor parte de la población, hasta un 90%, tiene acceso a antenas de telefoní­a móvil«.

Richard y su colega David Zar, de la universidad de Washington en Saint Louis, diseñaron la sonda, tan pequeña que cabe en la palma de la mano, según informó la universidad en una nota.

La tecnologí­a sirve para teléfonos móviles inteligentes compatibles con el sistema Windows de Microsoft, empresa que financió la investigación con una beca de 100.000 dólares.

«La medicina del siglo XXI se define por el diagnóstico por imagen«, según Zar, quien subrayó que sin embargo el 70% de la población mundial no tiene acceso a este tipo de diagnóstico, ya que es difí­cil hacer una resonancia magnética o un escáner en una comunidad rural donde no hay electricidad.

Zar explicó que el objetivo del nuevo sistema es preparar a personas en zonas remotas del mundo en desarrollo para que sepan recoger las imágenes con los teléfonos.

Luego podrán enviarlas a una unidad centralizada a muchos kilómetros de distancia o incluso en la otra punta del globo, donde especialistas pueden analizar las imágenes y hacer un diagnóstico.

Para que las sondas funcionaran con los teléfonos inteligentes (smartphones), los investigadores tuvieron que optimizar cada aspecto de su diseño y funcionamiento, desde el consumo de energí­a y la transferencia de datos hasta los algoritmos de formación de imágenes, según la Universidad de Washington.

Pronto será posible realizar una ecografí­a conectando el móvil a una pequeña sonda a través de un dispositivo USB para recoger las imágenes, que luego podrán ser enviadas a cualquier punto del globo. El ingeniero estadounidense William D. Richard, y su colega David Zar, de la universidad de Washington en Saint Louis, diseñaron la sonda, tan pequeña que cabe en la palma de la mano. La tecnologí­a sirve para teléfonos móviles inteligentes compatibles con el sistema Windows de Microsoft, empresa que financió la investigación con una beca de 100.000 dólares (77.000 euros). En la foto, imagen ecográfica en un teléfono móvil.Foto: EFE/David Kilper

El resultado son sondas para sacar imágenes de los riñones, el hí­gado, la vejiga y los ojos, sondas de endocavidad para ver el útero y la próstata y hacer biopsias, y sondas vasculares para obtener imágenes de las venas y las arterias.

«Ahora se puede llevar una de estas sondas y un móvil y sacar imágenes sobre la marcha«, afirmó Richard, quien resaltó también su utilidad en ambulancias y salas de urgencias.

Algunas cuestan hoy menos de 2.000 dólares y la meta es que pronto valgan 500, mientras que una tí­pica máquina portátil de ultrasonido se vende por hasta 30.000 dólares, según la nota.

El sistema también es prometedor para los que cuidan a pacientes de distrofia muscular de Duchene, una enfermedad degenerativa que a menudo afecta a varones jóvenes y para la que no hay cura, aunque una manera de ralentizar el mal es mediante dosis diarias de esteroides.

La posibilidad de realizar ecografí­as frecuentes del tejido muscular de estos pacientes, que la mayorí­a de las veces están confinados a una silla de ruedas, permite conocer la eficacia de los esteroides y así­ ajustar las dosis para evitar sus efectos secundarios.

Richard y Zar tienen ahora la intención de colaborar con investigadores del Instituto de Tecnologí­a de Massachusets (MIT) para integrar su concepto de sonda-teléfono inteligente en una serie de pruebas médicas sobre el terreno en paí­ses en desarrollo.

Una de sus aplicaciones puede ser también la militar, ya que el sistema permitirí­a a los médicos diagnosticar con rapidez la extensión de las heridas de un soldado para tratarle con mayor eficacia, afirman.

Ví­a EFE