Los anónimos más influyentes de la red

Este verano, muchí­simos padres en todos los EEUU se sientan en el suelo con cajas de cartón, cuchillas y unos sujetadores especiales (parecidos a unos tornillos de plástico), construyendo barcos piratas para sus niños. ¿Cómo pasó esto? Gracias a Cliff Worthington, de 45 años, un profesor de inglés radicado en Osaka, Japón.

Cliff mencionó los projectos de cartón en un sitio web llamado Digg.com. Pronto, los inventarios de los sujetadores especiales necesarios para llevar a cabo los barcos se agotaron en MrMcGroovys.com.

Por Jamin Warren y John Jurgensen
The Wall Street Journal
Versión en castellano de Noticias24.com

“Me hubiera tomado un año vender tantos sujetadores”, cuenta Andy McGrew, dueño de MrMcGroovys, que en su página web dá las instrucciones para los barcos piratas y otros proyectos caseros.

La próxima vez que visites un sitio web que todo el mundo está comentando, veas un videoclip divertido o leas una perspectiva inusual en las noticias, probablemente se lo debas a alguien como Mr. Worthington. Una nueva generación de anónimos influyentes está naciendo en la red, potenciada por la moda de los websites que dejan a la gente votar por sus tópicos favoritos.

Estos sitios son la próxima ola en la locura por el “bookmarking social” popularizado por MySpace y Facebook. Digg es el más prominente entre estos sitios, que son identificados como “marcapáginas sociales” o “noticias sociales”. Otros incluyen Reddit.com (recientemente adquirido por la editora Condé Nast), del.icio.us (adquirido por Yahoo!), Newsvine.com y StumbleUpon.com. Netscape se relanzó en junio con un formato similar.

Las opiniones de estos usuarios clave tienen implicaciones para los anunciantes que gastan dinero por anunciarse en Internet, los cazadores de tendencias que tratan de comprender lo que es cool entre la gente joven y las empresas cuyos productos y servicios buscan notoriedad. Está incluso despertándose una nueva forma de “payola” (aquel escándalo en los años 50 de disc-jockeys de las radios de los EEUU, que cobraban a las disqueras por promocionar algún tema en particular), a medida que los especialistas en marketing intentan comprar votos para sus clientes.

También está en alza una subcultura de gente común pero sorprendentemente influyente que, usualmente sin ganar dinero a cambio y exclusivamente por la emoción de hacerlo, están inspeccionando el ciberespacio para encontrar noticias e ideas que compartir con sus redes. Estas personas incluyen a chicos como Smaran Dayal, un estudiante de 18 años que enví­a unas 40 noticias a la semana en Digg y que se ha convertido en una fuente respetada en las noticias sobre Apple. Diane Put, una nutricionista de Idyllwild, California y conocida por su pseudónimo “Idyll”, se ha convertido en una de las principales fuentes de noticias de salud en el sitio de Netscape, que es visitado por 1.9 millones de personas diariamente.

Amardeet Sahota, un usuario de Reddit conocido por seleccionar imágenes impactantes en la red, recientemente logró dirigir a 100.000 visitantes hacia el website de un fotógrafo amateur.

La mayor parte de estos sitios web tiene un formato que se basa en los votos de los usuarios. Los miembros navegan en la red en busca de cosas interesantes, como videoclips, entradas de blogs o artí­culos de prensa. Un miembro escribe una descripción llamativa y la publica, junto a un enlace al material esperando que otros miembros lo encuentren interesante y le demuestren su aprobación con un voto electrónico.

Los í­tems que reciben más votos se alzan en los rankings y aparecen en la página principal, que puede ser visitada por miles de personas. Cuando un í­tem es publicado por un miembro popular o influyente – uno cuyos enví­os son seguidos de cerca por sus pares – tiene muchas más posibilidades de alcanzar la página principal.

Los especialistas en marketing y los curiosos han intentado por mucho tiempo comprender cómo los fenómenos como los Beanie Babies y el cardio-boxeo se hacen tan populares. Sitios web como Reddit y Digg crean ahora la posibilidad de descubrir las personas especí­ficas que generaron el buzz inicial. Pero identificar a estos influyentes es complicado.

Para hallar a los influyentes, The Wall Street Journal analizó más de 250.000 enví­os en seis de los principales sitios web. Con la ayuda de Dapper, una empresa que diseña software para hacer seguimiento a la información publicada en la web, este análisis se desarrolló tomando instantáneas de las páginas principales de estos seis cada treinta minutos en un lapso de tres semanas. La data incluí­a qué usuarios publicaban los items y qué numero de votos recibí­a cada uno de los demás usuarios. Luego buscamos a usuarios individuales para descubrir cuáles de ellos eran seguidos por una comunidad más amplia.

Aunque se necesitan cientos o miles de votos para lograr llegar al tope de la lista en estos sitios, el Journal descubrió que un puñado de usuarios eran resposables de un número substancial de los enví­os. En Digg, que tiene casi un millón de usuarios registrados, 30 personas eran responsables de un tercio de los temas publicados en la página inicial. En Netscape, un sólo usuario llamado “STONERS” estaba detrás de 217 artí­culos en dos semanas, es decir 13% de los temas que alcanzaron la lista de los más populares.

En Reddit, uno de los usuarios más influyentes tiene doce años y se llama Adam Fuhrer. Desde su computador en la casa de sus padres en un suburbio de Toronto, Fuhrer monitorea más de 100 websites buscando noticias de software, juicios de crí­menes y su equipo de Hockey favorito, los Toronto Maple Leafs. Cuando Microsoft lanzó el sistema operativo Vista, Adam envió artí­culos sobre fallas de seguridad y el alto precio que atrajeron los votos de aprobación de más de 500 usuarios.

Después de su guitarra eléctrica y su iPod, “mi cosa favorita es la computadora”, dice Adam, que estudia para su Bar Mitzvah en Junio. A pesar del filtro de contenido que sus padres usan para bloquearle la visibilidad de ciertos sitios web (incluyendo youTube), Adam ha logrado consistentemente alcanzar la lista de los más eficaces de Reddit.

“Voy monitoreando la página de mi hijo en el trabajo”, dice su padre, “y presumo con mis colegas de sus logros”.

Detrás de la cortina de estos influyentes existe un asunto controversial. Algunas empresas de marketing prometen a los clientes conseguir la exposición en Digg o cualquiera de los otros sitios de Social-Bookmarking a cambio de una tarifa, ofreciendo dinero por los votos de aprobación en los enví­os que enlazan al cliente.

Si suficientes miembros “comprados” votan por ese enví­o, el enlace al cliente se empujarí­a al frente de la lista donde se recibe la mayor exposición. Digg y otros sitios dicen que sus sistemas tienen mecanismos para detectar los intentos concertados de engañarles.

En la base de este juego del gato y el ratón están los cuarteles generales de Digg en Potrero Hill, una vecindad de San Francisco. Aquí­, los empleados monitorean constantemente cada enví­o buscando por evidencia de usuarios confabulando para aumentar la popularidad de un í­tem o recomendando servicios a cambio de dinero. Jay Adelson, fundador de Digg de 36 años, dice que se refinan constantemente los algoritmos que analizan los votos de usuarios y determinan la popularidad de un enví­o.

La semana pasada, Digg tomó una medida drástica, eliminando los rankings de usuarios que serví­an como estí­mulo para la gente que enví­a sus hallazgos. “Se convirtieron en un objetivo de aquellos que intentan manipular el sistema”, dice Adelson.

Del otro lado de esta batalla, están empresas como User/submitter.com. Este sitio promete a sus usuarios dinero fácil, por “diggear” (o dar votos positivos) los í­temes en Digg.com. Su oferta es simple: se paga 1 dolar a User/submitter por cada voto o “digg” que se necesite y ellos le pagarán a un usuario. Los usuarios ganan 50 centavos por cada voto, y User/Submitter se queda con la diferencia. En cualquier momento, un enví­o que llegue a la página principal en Digg requiere entre 800 y 3.000 votos, lo que significa que una campaña exitosa puede costar miles de dólares. Cuando fueron contactados por el Journal, los ejecutivos de User/Submitter se negaron a identificarse pero dijeron que la compañí­a ha colocado con éxito a sus clientes en la página principal de Digg.

En diciembre, el usuario Karim Yergaliyev fue expulsado de Digg por enviar un enlace a Jetnumbers, un proveedor de servicio telefónico internacional. Otros usuarios dijeron haber recibido ofertas de compensación por parte de la empresa para promocionarla, pero en lugar de aceptarla notificaron a Digg.

Yergaliyev, que usa el pseudónimo supernova17, dice que no recibió ninguna compensación por el enlace por parte de la compañí­a, y Digg lo readmitió. Jetnumbers admitió que ofreció servicios gratis a 30 usuarios de Digg a cambio de una mención en el sitio. “Mi trabajo es que poner nuestro nombre en boca de la gente”, dice Nathan Schorr, gerente de la compañí­a.

Aunque no se puede negar la gran popularidad de estos sitios, hay un activo debate acerca de si el modelo de filtrar el contenido mediante votos puede poner en problemas a los medios tradicionales. Algunos dicen que el modelo de votaciones puede destilar más rápidamente lo que es importante a los lectores ocupados.

Pero los crí­ticos dicen que es simplemente una mezcla de contenido prestado y enlaces a un conjunto relativamente pequeño de blogs. Y mientras pueden enviar tráfico a los websites que se destacan, el pico es temporal. “La influencia implica que yo puedo cambiar tu forma de pensar, y estas personas no están necesariamente haciendo eso”, dice Duncan Watts, profesor de Sociologí­a en Columbia University.

Para Henry Wang de 17 años, el trabajo de buscar información interesante para los 20 millones de usuarios en Digg comienza apenas termina su práctica de tennis. Wang, que estudia Matemáticas y Ciencias en Aurora, Illinois, dice pasar tres horas al dí­a en su “trabajo” de Digg, y que ha mencionado su éxito en Digg – llegó a ser el usuario número 2 en el ranking – en sus solicitudes de ingreso a la universidad.

Tres meses después de unirse a Digg, dice haber hallado la fórmula de lo que funciona: enfocarse principalmente en ciencia y tecnologí­a, temas que interesan de forma natural a un alto porcentaje de usuarios de Digg, pero poner ocasionalmente noticias curiosas, para destacar.

Su enlace a un sitio web que explica la fórmula de aleatoriedad en un computador logró más de 600 votos y un lugar en la página principal. Su siguiente enví­o, una comparación visual entre el diámetro de un electrón y un protón también se elevó con rapidez.

El año pasado, Wang llevó sus talentos para Netscape, que le paga 1000 dólares al mes por hacer lo que hací­a gratis en otros lugares. Es su primer empleo, pero no habla de eso con sus amigos porque no quiere hacerles sentir mal. “Ellos trabajan largas horas en Starbucks y yo me paso el dí­a frente a una computadora”.

Un sitio que tiene mucho que agradecerle a Henry Wang es Famster.com. Es parecido a MySpace.com pero dirigido principalmente a las familias. Famster permite a las personas colocar sus propios sitios web para hacer seguimiento de cosas como fotos familiares, árboles genealógicos y mensajes en blogs. Cuando salió al aire el 7 de agosto, tení­a apenas un puñado de visitas.

Cinco dí­as después, Wang colocó un link en Digg con el comentario “No puedo creer que nadie conozca este sitio, con todo lo que tiene: compartir fotos, videos, blog, subir archivos, feeds de RSS… todo en Flash? y gratis? es ridí­culo”. Más de 1700 usuarios votaron por el link, subiendo el tráfico de Famster hasta 50.000 usuarios únicos al dí­a durante la semana que estuvo en la página inicial de Digg. “Yo estaba asombrado”, contó Bryan Opfer, jefe de tecnologí­a del site.

[ Fuente, crédito imagen urlyart ]