X

Tecnología

Nuestra vida, más fácil y segura gracias a los robots (+ Video)

Reporte especial de EFE TV

Hace poco la prestigiosa revista norteamericana “Wired” (“cableados”) que acostumbra reflejar el impacto de las nuevas tecnologí­as en la sociedad, elaboró una lista de 50 robots pertenecientes tanto al mundo real como a la ficción para incluirlos entre los mejores de la Historia de la humanidad.

En la lista de la publicación estadounidense figuran desde el androide “Robonaut”, de la NASA, destinado a trabajar con los humanos en las estaciones espaciales, o la célebre computadora HAL 9000 de la pelí­cula “2001: Una odisea del espacio”, hasta el asombroso y autónomo “SlugBot“, de la Universidad de West England, que caza babosas y las transforma en electricidad gracias al gas que producen al fermentar.

Algunos de los robots, pensados para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos en entornos metropolitanos, exhibidos en pleno funcionamiento, en las madrileñas instalaciones del Instituto de Automática Industrial (IAI) español, tienen suficientes méritos para aparecer en las próximas listas de la revista “Wired”.

Un coche sin conductor y un helicóptero autónomos, robots humanoides que interactúan con humanos, perros robóticos que juegan al fútbol y un robot detector de minas antipersona, son algunos de los 20 ingenios exhibidos en el centro perteneciente al Consejos Superior de Investigaciones Cientí­ficas (CSIC) dentro del programa RoboCity2030, en el que colaboran distintos institutos y universidades españolas.

La exhibición, realizada tanto en interiores como en exteriores, incluyó robots asistenciales y personales diseñados para el cuidado de las personas mayores o enfermos, de exploración dedicados a la detección de minas antipersona, de vigilancia, y también para labores agrí­colas: un tractor autónomo capaz de arar una parcela esquivando los obstáculos

Durante la muestra, el IAI ha presentado su prototipo “Dylema” capaz de detectar minas antipersona en cualquier tipo de terreno y dotado de seis patas con las que camina de manera similar a las arañas. El robot posee un brazo articulado equipado con un detector de campos magnéticos y con otros sensores, el cual rastrea la superficie que tiene delante sin tocar el terreno y que al detectar un objeto metálico, señala su ubicación a los equipos de desactivación de explosivos con una precisión de 2 centí­metros.

Otra de las “estrellas” de la exhibición ha sido el sistema “Autopí­a”, también desarrollado en el IAI y permite conducir un vehí­culo sin ninguna persona en su interior. El vehí­culo autónomo circula por un circuito registrado en su programa informático, y toma las curvas, frena y acelera como si lo manejara un ser humano. Un sistema de posicionamiento global por satélite (GPS) y otro de tipo inercial sitúan al coche sobre un camino determinado previamente.

También se exhibió el sistema “Immersece“, un proyecto europeo en el que participa la Universidad Politécnica de Madrid: un equipo robótico táctil y auditivo, que permite a varias personas manipular objetos a distancia a la vez y permitirí­a apretar un tornillo en una Estación Espacial, comandándolo desde la Tierra. Su brazo mecánico, es tan sensible y preciso que puede agarrar un huevo y cambiarlo de lugar sin romper su cáscara.

Otras de las innovaciones presentadas en la exhibición RoboCity 2030 fueron un robot aéreo situado en un helicóptero que realiza tareas de vigilancia, una máquina que se desplaza por el casco de una embarcación para realizar reparaciones bajo el agua y un “ratón” de ordenador que inhibe los movimientos involuntarios y temblores de las personas mayores o aquejadas de Parkinson. Distintos robots capaces de ejecutar movimientos casi humanos, identificar a personas, jugar al fútbol o caminar reajustando su peso y llegando a zonas de difí­cil acceso, han sido otros de los grandes protagonistas de la exhibición robótica.

El director del Instituto de Automática Industrial del CSIC, Manuel Armada, ha destacado la importancia de la iniciativa, ya que “en este encuentro se unen los investigadores de las universidades y los centros e institutos de investigación para hacer demostraciones de la robótica más avanzada“. El proyecto está integrado por grupos de investigación de la Comunidad de Madrid y pertenecen al Instituto de Automática Industrial (CSIC), la Universidad Carlos III de Madrid, la Universidad Politécnica de Madrid, y las universidades Rey Juan Carlos, Nacional de Educación a Distancia y de Alcalá.

Ví­a EFE