X

Tecnología

Las redes sociales, la nueva zona de caza de los «hackers»

Los cibercriminales (hackers) han encontrado en las redas sociales como Facebook o Twitter su nueva zona de caza, atraí­dos por la cantidad de informaciones personales brindadas por los usuarios.

Se trata de un maná para los «hackers», esos piratas informáticos con malas intenciones, destacaron en Valencia (este) expertos que participan en la 13ª edición del Campus Party, gran encuentro de internautas organizado hasta el domingo.

Nombre, apellido, fecha de nacimiento, dirección, profesión, e-mail, y hasta a veces el número telefónico son datos muy valiosos que dan los usuarios de redes sociales, cuyo número estalló los últimos meses, y que no dudan en darlos.

Un virus maligno llamado «Koobface» (se lee face y book al revés), detectado en agosto de 2008, «ha afectado a miles de usuarios de Facebook y Twitter», explica a la AFP Asier Martinez, especialista de las amenazas informáticas en Panda Security.

«Su propagación ha sido muy importante, se han detectado 4.000 variantes distintas», precisó.

Koobface aprovecha informaciones de las páginas personales de los usuarios para enviarles, así­ como a sus amigos, enlaces que apuntan hacia los «malware», programas malignos (virus) que se propagan seguidamente de ordenador en ordenador.

En una de sus variantes, Koobface enviaba al usuario una advertencia que le dice que el programa Flash player está superado y lo invita a telecargar una nueva versión, lo que esconde en realidad al virus.

«Tambien hay que tener mucho cuidado con las personas que te piden estar en tu lista de amigos«, subrayó Laura Garcí­a, 32 años, que participa en el Campus Party y que tiene un blog sobre la seguridad en internet

Se han creado verdaderas mafias de cibercrimen sobre todo en Rusia, Ucrania, China y Brasil, y «sus objetivos son sólo económicos», explicó Martí­nez.

Detrás de esos usuarios de aparente amabilidad pueden esconderse piratas informáticos.

Otro peligro: los numerosos tests, horóscopos o juegos propuestos gratuitamente en las redes sociales que pueden también «pueden tener enlaces con malwares«, añadió Laura Garcí­a.

La segunda gran tendencia es el enví­o de «felicitaciones por email, ya sea para Navidad, San Valentí­n o como se ha visto hace poco con la elección de Barack Obama en Estados Unidos«, según Martí­nez.

Estos mensajes pueden contener enlaces con malwares o, por ejemplo enviar al usuario sobre una falsa página de internet de su banco, pirateando casi de manera idéntica, para invitarlo a pasar sus datos bancarios.

El número de virus detectados aumentó enormemente en los últimos años y el perfil del pirata informático también cambió claramente, según los expertos.

«Antes eran adolescentes +frikis+ que querian reconocimiento, mostrar sus conocimientos. Ahora no hay que saber mucho de informática para ser +hacker+, todas las herramientas ya estan creadas«, añadió Garcí­a.

Se han creado verdaderas mafias de cibercrimen sobre todo en Rusia, Ucrania, China y Brasil, y «sus objetivos son sólo económicos», explicó Martí­nez.

La actividad es rentable: por una inversión inicial de 1.500 dólares en la compra de un Mpack, un programa creado para infectar páginas web, los piratas pueden lograr beneficios de entre 21.000 y 847.000 dólares en sólo un mes y medio, concluyó Martí­nez.


© 1994-2009 Agence France-Presse