X

Tecnología

Buscando al primer blogger

Ahora que los blogs nos han acompañado durante casi una década, algunos investigadores pretenden descubrir quién fue el primer blogger. Hoy, con casi 100 millones de bloggers alrededor del mundo, Declan McCullagh de Cnet News busca a los padres de la revolución informativa que atemoriza a televisoras y diarios por igual.

Dave Winer es uno de los pioneros (en co-autor de varios protocolos) en las técnicas de sindicación RSS, OPML y SOAP, y comenzó a «postear» en su sitio Scripting News en abril de 1997. Su currí­culum, alojado en la Universidad de Harvard, se ufana de que Scripting News es «el weblog activo más antiguo de la internet».

Jorn Barger, programador y creador de RobotWisdom.com (inaugurado en diciembre de 1997) dice sin ambages que fue él mismo quien acuñó el término «Web Log».

Barger afirma «ya que inventé la palabra, supongo que me corresponde dar la definición. Según mi definición estrica, el de Winer no era un blog. Así­ que el primer WebLog 100% serí­a el mí­o», dice de RobotWisdom (sabidurí­a de robot), donde recolecta artí­culos y enlaces sobre polí­tica, cultura, tecnologí­a y lo que le interese. «Winer los llamaba ‘news pages’, mientras que yo no buscaba noticias, sino cualquier cosa que yo encontrara interesante o que valí­a la pena visitar». Barger dice haber buscado en el casi desaparecido AltaVista para ver qué usos tení­a «WebLog», para descubrir que sólo era utilizado por administradores de sistemas para referirse a bitácoras o registros de servidores. Así­ que decidió tomar el término para sí­.

Pero no fue Barger sino Peter Merholz quien la pegó en grande con el nombre. Merholz, quien registra sus enlaces, ensayos y pensamientos en peterme.com es el responsable de abreviar «WebLog» a Blog.

Los primeros «blogs» ocurrieron antes que la Web

Los primeros «ciudadanos de la red», a principio de los años 70, ya compartí­an detalles de su vida personal a través del sistema operativo Unix en sencillos archivos de texto llamados «.plan». Estos archivos públicamente visibles usualmente se usaban para añadir í­temes de forma cronológica, con lo más nuevo al principio del archivo.

Muchos de los primeros internautas lo hicieron así­, entre ellos John Carmack, el principal creador de los videojuegos Wolfenstein3D, Doom y Quake. Algunas de sus actualizaciones en su archivo .plan incluí­an breves referencias a sus logros como programador («Hice qport más aleatorio«) y notas más «conversacionales»: «Quake tiene bugs, y lo reconozco. Me arrepiento de ellos, pero Quake 1 ya no está siendo activamente desarrollado así­ que es poco probable que los bugs que quedan sean reparados. Nos gustarí­a sin embargo estar conscientes de ellos para poder evitarlos en Quake 2».

Los archivos .plan se leí­an utilizando el comando finger (que permití­a investigar detalles sobre un usuario). Les Earnest, inventor del finger, cuenta: «Lo usábamos en la misma forma que los blogs ahora, porque el archivo .plan era una forma de decirle a la gente donde pensabas estar. Si te ibas de vacaciones o de viaje, o te ibas a dormir un rato, podí­as postear eso en tu archivo .plan»

«Pero luego la gente se dio cuenta de que podí­an usarlo para declarar sus puntos de vista sobre las cosas, y comenzaron a hacerlo: expresaban su visión personal de las cosas. Era muy parecido a un blog, a un blog personal», dice Earnest.

En 1994, un estudiante de Carnegie Mellon University creó un diario personal en su archivo .plan, que tení­a cientos de páginas de longitud. Pero por ser simples archivos de texto, no tení­an nada de lo que caracteriza a nuestros blogs de hoy: ni texto formateado, ni gráficos, ni comentarios.

Cuando llegó la Web, algunos pasaron sus experiencias del .plan al nuevo medio. Justin Hall comenzó una bitácora personal cuando era estudiante en Swarthmore College, y por ello fue entrevistado por el New York Times. «Me inspiré a hacerlo por las páginas personales que veí­a: un cientí­fico con su perro, su colección de adivinanzas, lo que fuera. Era tan simple y tan trivial, y pensé: no puede ser difí­cil poner una página allí­. ¡No fue nada difí­cil!, y una vez que encontré como poner mis propias páginas, comencé a crear textos cada vez más interrelacionados».

Hall, que comenzó su «blog» en 1994, dice que no cree ser el primer blogger, pues prefiere pensar en «apariciones espontáneas» de este tipo de páginas.

[ Via cnet ]