X

Tecnología

Apple tiene que olvidarse del iPhone

Apple debe olvidarse del iPhone, dice John Dvorak, uno de los columnistas de tecnologí­a más conocidos del mundo y colaborador habitual en PC Magazine, Forbes y Marketwatch. Para el periodista, es muy difí­cil que Apple salga con éxito de la aventura del teléfono móvil.

La emoción sobre el iPhone se ha incrementado en este mes pasado, a pesar de que nadie ha visto o utilizado el dispositivo. Esto, lo único que prueba, es el poder de la marca y especialmente, el poder de la lealtad a la marca. Los leales a Apple siguen promoviendo este teléfono como si fuera algo más que un teléfono más en un mercado saturado. Y exactamente ese aspecto de saturación del mercado es lo que los analistas parecen estar ignorando.

Según este veterano analista, Apple nunca ha hecho lo que piensa hacer con el iPhone: lanzarse en un mercado atestado de competidores y donde la vida de los productos es muy corta. ¿En qué tiene experiencia la empresa de Steve Jobs? En mercados nuevos, donde no hay nadie compitiendo, es cuando Apple lleva ventaja.

Los éxitos de Apple en el pasado han ocurrido en mercados que estaban emergentes o moribundos. Su mayor éxito ha sido el iPod. Pero examinemos qué ocurrió en ese caso: primero, el mercado de reproductores MP3 estaba segmentado y desenfocado, con muchos de sus participantes haciendo un montón de basura y no creaban el mercado para ello. Apple hace qué? Publicidad.

Luego vino el negocio de la distribución de música en Internet, de nuevo desenfocado y fuera de control, con poco mercadeo y muchas tecnologí­as incompatibles. Así­, Apple aparece con una solución razonable y la vincula a su altamente publicitado iPod. Bingo, fue un ganador. Apple anuncia en TV, en vallas y en la red. En poquí­simo tiempo la compañí­a domina ese negocio que probablemente seguirí­a languideciendo sin Apple.

Lo que Apple hace es lo que mejor sabe hacer: crea un producto llamativo y lo promueve como cualquier buen negocio deberí­a hacer.

Pero ¿qué ocurre en el mercado de los teléfonos celulares? Este es un mercado nada nuevo, donde los principales jugadores ya están bien consolidados: Nokia y Motorola reinan en este negocio. Según Dvorak, y es una apreciación razonable, la ventaja en un mercado tan competido y consolidado está en ofrecer los mejores precios, por lo que no se puede obtener márgenes amplios de ganancia. Y si hay algo que Apple no sabe manejar es la competencia a nivel de precios, con márgenes pequeños.

Su subsistencia en el mercado de las computadoras, de hecho, se ha basado en el amplio margen que obtienen de cada equipo que venden: no es gratuito que Apple venda algunos los equipos de computación más costosos del mercado.

Apple puede jugar al juego de la «moda» tan bien como otra compañí­a. Pero no sabemos si podrán jugarlo suficientemente rápido. Estos teléfonos se ponen y se «salen» de moda tan rápido que si Apple no tiene media docena de variaciones en preparación, su teléfono (aunque sea exitoso de inmediato) estará en menos de tres meses.

No me parece probable que Apple tenga éxito en este negocio tan competido. Aun en el negocio donde es un pionero, la computadora personal, tuvo que competir con Microsoft y solo pudo mantener un 5% del mercado.

Para John C. Dvorak, el costo que podrán pagar es el de la imagen de Apple y del propio Steve Jobs, y les recomienda olvidarse del teléfono y «pasárselo» a otra empresa, que esté dispuesta a mercadearlo y ganarle unos pocos dólares a cada unidad vendida.

Lo que Apple arriesga aquí­ es su reputación como una compañí­a cool que no se equivoca nunca. Si son inteligentes, llamarán al iPhone «diseño referencial» y se lo pasarán a otros tontos que lo construyan con su propio presupuesto de mercadeo. Y así­ podrá lavarse las manos de cualquier fracaso.

Tienen que hacer inmediatamente, antes de que sea muy tarde. Un buen candidato es Samsung Electronics. Si no lo hacen así­, les recomiendo que se tapen los ojos. No les va a gustar nada lo que van a ver.