X

Tecnología

El iPad, una luz al final del túnel para el sector editorial

Cobrar por lo que puede leerse gratis en la red es difí­cil y los ingresos por publicidad “on-line” son bajos, pero la llegada del iPad de Apple podrí­a abrir nuevas oportunidades para el sector editorial tras varios años de crisis.

El iPad no va, por supuesto, a entrar automáticamente en todas las casas, pero el éxito de otros aparatos de la firma californiana lanzados recientemente como el iPod y el iPhone permiten augurar un éxito similar.

Los expertos vaticinan ya entre dos y cinco millones de unidades vendidas durante el primer año e ingresos para Apple de entre 2.800 millones y 3.500 millones de dólares gracias al iPad, presentado ayer en San Francisco.

Esta vez, Apple ha decidido cambiar de estrategia y, en lugar de lanzar su nuevo producto a un precio elevado para bajarlo después progresivamente, ha decidido ofrecer el iPad a partir de 499 dólares en EE.UU., la mitad de lo que se esperaba, para hacerlo accesible a un público más amplio.

El iPad es además intuitivo y muy similar al iPhone, por lo que el nuevo aparato será muy familiar para los millones de personas que ya han comprado el teléfono en todo el mundo.

Pero el iPad cuenta con una gran ventaja que no tiene el iPhone.

Mientras que a pocos se les ocurre leer el periódico o un libro en la pequeña pantalla del teléfono, la pantalla táctil de 9,7 pulgadas del iPad con una gran calidad de gráficos y posibilidad de incluir ví­deo hacen de él teóricamente un lector perfecto para casi todo tipo de publicaciones digitales y abren la puerta a nuevos tipos de anuncios y mayores ingresos publicitarios.

Especialmente para las revistas, cuyo contenido gráfico y multicolor resulta imposible de reproducir en muchos de los “ebooks” actualmente en el mercado, las posibilidades de negocio son enormes.

Sarah Chubb, presidenta de la editorial Condé Nast Digital, dijo que la compañí­a está organizando un departamento interno de publicidad para concentrarse en las mejores estrategias para usuarios de lectores de libros electrónicos, que hasta ahora no ofrecí­an calidad de imagen suficiente para las cabeceras de la compañí­a.

El nuevo dispositivo de Apple también ofrece una nueva ví­a de distribución para los periódicos, como el New York Times, que ayer participó en la presentación del iPad.

La versión para el aparato del diario estadounidense permite ampliar artí­culos tocándolos con el dedo y ver ví­deos relacionados con las noticias, pero algunos expertos confesaron hoy su decepción al constatar que no hay muchas diferencias con la versión “on-line” del periódico.

En el mercado literario, Apple ha firmado acuerdos con cinco grandes grupos editoriales entre los que se encuentran Penguin y Hachette, y en breve espera incluir muchos más.

Steve Jobs, consejero delegado y cofundador de Apple, explicó ayer que un sector clave para el iPad será también los libros de texto.

El aparato permite adquirir los contenidos a través de la nueva tienda iBookstore, que muestra las cubiertas de los libros y revistas en una original estanterí­a y funciona de forma parecida a la tienda iTunes para el iPod y la de aplicaciones para el iPhone.

David Young, consejero delegado de Hachette Book Group, dijo a la edición de hoy del diario The Wall Street Journal que su compañí­a empezará a publicar prácticamente todos sus tí­tulos en formato digital el mismo dí­a que las ediciones de tapa dura.

Hasta ahora, las editoriales habí­an preferido esperar con las ediciones digitales de algunos libros para aumentar las ventas en papel, pero se espera que esta costumbre empiece a desaparecer y más editores sigan los pasos de Hachette.

Los precios de la librerí­a del iPad son, sin embargo, más altos que los de la competencia.

Mientras que el Kindle de Amazon, por ejemplo, cobra 9,99 dólares por libros recientemente publicados, los mismos tí­tulos costarán entre 12,99 y 14,99 dólares en el iPad, de los que Apple se quedará con un 30 por ciento.

La pregunta del millón es qué influencia tendrá el iPad en los actuales acuerdos de las editoriales con otros fabricantes de lectores de libros electrónicos y si aquellas insistirán en tener las mismas condiciones que les ofrece Apple, más ventajosas en precio.

Los expertos opinan que el iPad no será tan exitoso como para barrer al resto de los “ebooks” del mercado y creen que seguirá existiendo competencia.

Otros aparatos como el Kindle ofrecen, por ejemplo, ventajas como menor peso, precio más bajo y pantalla menos luminosa y más relajada para la vista.

Otra cuestión será la influencia del iPad en otros sectores como el de las producciones audiovisuales o los videojuegos. Su pantalla convierte al iPad en una especie de minitelevisor de alta definición, mucho más atractivo que, por ejemplo, las consolas de pequeño tamaño actualmente en el mercado.

Ví­a”EFE”