X

Tecnología

El negocio de los hackers mueve millones en China

Los hackers encuentran en el Internet chino todos los programas troyanos posibles y otro tipo de ayudas para espiar computadoras. La dimensión del mercado chino de esos ciberinstrumentos se calcula oficialmente en 10.000 millones de yuanes (mil millones de euros o 1.460 millones de dólares).

El objetivo principal son los juegos online. Mediante esos programas que logra colar secretamente, el hacker roba los datos de los usuarios de una cuenta de juegos y vende los bienes virtuales conseguidos con esfuerzo por el propietario en bolsas online. El 95 por ciento de los ingresos que los hackers logran con ataques de troyanos proceden de juegos online, calculan los expertos chinos.

La controversia por los ataques contra el consorcio de Internet estadounidense Google lanzó una nueva luz a la industria de los hacker en auge en el paí­s asiático. Los expertos de Google sospechan que los artí­fices de los ataques están en China, lo que el gobierno de Pekí­n niega como algo no probado.

La disputa está fuertemente politizada, porque Google, a consecuencia de ello, comenzó a revisar su negocio en China y alegó que no permitirá censuras en el futuro, incluso cuando ello pudiera provocar el cierre del buscador en el paí­s asiático.

La propaganda china no ahorra en esfuerzos para demostrar la dureza con la que se actúa en China contra los criminales del ciberespacio, como muestra la noticia del cierre de la supuesta “mayor red de entrenamiento de hackers”. La salida a la luz de la “Black Hawk Safety Net” resultó ser, sin embargo, exagerada, una vieja noticia del cambio de año que se sacó a relucir tras la disputa con Google. Otras webs ofrecen además tranquilamente servicios similares y programas de espionaje. “Cómo entrar la red del colegio”, es una de las ofertas que pueden leerse.

La frontera entre la formación para protegerse de los ataques de hackers y el uso del conocimiento adquirido para colarse en otras computadoras es muy frágil. Quien conoce las lagunas de seguridad puede utilizar esos conocimientos fácilmente para realizar ataques. Existen grandes “zonas grises”, reconocen medios estatales.

El entrenamiento de los hacker se ha convertido en China en casi una industria y los responsables se consideran inocentes,
comparando la formación de este tipo con la que se recibe en una autoescuela o en una clase de Kung-fu. Los profesores de autoescuelas enseñan a los estudiantes a manejar, sin poder garantizar si después conducirán de forma segura o matarán a alguien en un accidente. O los entrenadores de Kung-fu enseñan el arte marcial para la autodefensa, pero quién sabe luego si los aprendices lo utilizar para atacar.

Sin embargo, no hay duda de que se hace mucho dinero con los troyanos y los programas especiales u otro tipo de ayudas. Como ocurre en Europa del este y Rusia, los hackers están muy extendidos en el paí­s asiático. Además, la china es la comunidad de usuarios online más grande del mundo, con 380 millones.

“Existe un gran mercado subterráneo. Grandes ingresos proceden de la venta de cuentas y bienes virtuales de computadores hackeados”, cuenta Zhang Yumu, vicepresidente de Rising, la mayor empresa china antivirus, al diario “China Daily”. Además de los ataques de hackers a jugadores online, existen aquellos que roban datos bancarios y de tarjetas de crédito o que simplemente muestran sus habilidades y se las ofrecen a empresas.

Estados Unidos está convencido de que también hay hackers en puestos públicos y en el Ejército chino. “Una gran cantidad de indicios y pruebas de técnica militar señalan en una implicación estatal en esas actividades, bien mediante una actuación estatal directa o mediante otros trupos apoyados por el Estado”, afirma un informe del congreso estadounidense.

Las pistas que dejaron los hackers posibilitaron a investigadores estadounidenses en ocasiones “relacionar con ello al gobierno chino directa o a veces incluso a partes especiales del gobierno, como el Ejército Popular de Liberación”.

Ví­a”dpa”