X

Tecnología

La NASA enviará mañana un nuevo observatorio que captará imágenes del sol

La agencia espacial estadounidense NASA tiene todo listo para el lanzamiento, mañana, de un cohete Atlas V, que impulsará un nuevo y poderoso observatorio que, durante los próximos cinco años, captará imágenes del Sol.

El lanzamiento está programado para la hora 15:26 GMT desde Cabo Cañaveral, en el sur de Florida, en el comienzo de una misión con la cual los cientí­ficos esperan aprender más acerca de cómo los campos magnéticos del Sol afectan al resto del sistema planetario.

Las imágenes que captará el Observatorio de Dinámicas Solares (SDO por su sigla en inglés) tendrán una resolución diez veces mejor que la de los televisores de alta definición.

Según la NASA, las imágenes que captará el Observatorio de Dinámicas Solares (SDO por su sigla en inglés) tendrán una resolución diez veces mejor que la de los televisores de alta definición, y ayudarán a que los cientí­ficos elaboren los primeros modelos eficaces para el pronóstico meteorológico espacial.

El SDO llevará instrumentos que permitirán la penetración en los misterios que envuelven los campos magnéticos y la radiación ultravioleta del Sol.

“Lo que distingue al SDO es que está diseñado para que observe todo, todo el tiempo”, dijo Madhulika Guhathakurta, cientí­fica del proyecto SDO en la sede central de la NASA en Washington DC.

Los “ojos que todo lo ven” del SDO procesarán datos equivalentes a medio millón de canciones por dí­a encaminándolos a una estación en la Tierra mientras el observatorio mantiene una órbita geosincrónica sobre el mismo punto de la superficie terrestre.

Esto representa 150 millones de bits en datos las 24 horas del dí­a, los siete dí­as de la semana, casi 50 veces más que el flujo de datos cientí­ficos obtenido de cualquier otra misión en la historia de la NASA.

El mayor conocimiento de los cambios meteorológicos en el Sol y su efecto sobre el sistema permitirá, también, alertar en la Tierra sobre posibles tormentas solares catastróficas que podrí­an desbaratar las redes de energí­a eléctrica y comunicaciones en todo el planeta.

Ví­a EFE