X

Tecnología

Técnicas para mover objetos con el pensamiento

Foto: flickr.com/ Finger of gold

Se puede mover «con el pensamiento», un cursor en una pantalla o escribir una palabra sin tablero ni ‘ratón’, gracias a movimientos imaginados, que requieren para algunos un mayor aprendizaje, según los investigadores.

Entre el «vocabulario mental» de las interfaces entre el cerebro y un computador, Anatole Lecuyer del INRIA resalta la «imaginación del movimiento».

Por ejemplo, para escoger una letra ubicada en el lado izquierdo de la pantalla del computador basta con imaginar que se mueve el pie correspondiente. La actividad eléctrica de la zona del cerebro que entra en acción (el área motriz) es detectada por electrodos colocados sobre la cabeza del usuario.

El método requiere tiempo para aprender a controlar la actividad del cerebro

Aunque fácil de comprender, el método requiere tiempo para aprender a controlar la actividad del cerebro.Pero un casco rudimentario con un solo electrodo podrí­a bastar.

Otra señal utilizada con frecuencia es el pico de onda P300, inconscientemente producido en el cerebro 300 milisegundos «después de un acontecimiento raro y esperado». Por ejemplo, cuando las letras del alfabeto aparecen al azar sobre una pantalla, ver surgir la letra que el individuo espera provoca una señal P300, que permite seleccionarla.

Poco aprendizaje es necesario para las aplicaciones basadas en esta señal, que es suficientemente estable de una persona a otra. Pero hace falta «una docena de electrodos» para captarla bien, señaló Lecuyer.

Otro método llamado «procesos de atención selectivos» puede permitir seleccionar objetos que titilan a frecuencias diferentes en el lado izquierdo y derecho de una pantalla de computador. «Basta con poner un electrodo en correspondencia con las áreas visuales del cerebro y de observar qué frecuencia la persona detecta para saber qué objeto contempla», indicó el investigador.

Según un estudio llevado a cabo en su laboratorio de Rennes, de 21 personas que no recibieron ningún tipo de entrenamiento, la mitad era capaz de hacer funcionar una interfaz, moviendo verdaderamente los pies. Solamente entre la tercera y la cuarta parte de las personas llegaban a hacerlo a base de «movimientos imaginarios».

En otro estudio diferente, conducido por Christoph Guger de Gtec en Austria, cien personas debí­an escribir la palabra ‘Lucas’ en una pantalla utilizando la señal P300 tras cinco minutos de entrenamiento. El 73% lo conseguí­a sin errores cuando las letras eran presentadas en series de seis. El resultado era ligeramente menos bueno cuando lo hací­an una por una, según los resultados publicados en 2009 en la revista cientí­fica Neurosciences Letters.

Ví­a»AFP»