X

Tecnología

El acelerador de partí­culas del CERN podrá superar récord de energí­a a finales de marzo

Foto: Fabrice Coffrini / AFP, Archivo

El director del Laboratorio Europeo de Fí­sica Nuclear (CERN), Rolf-Dieter Heuer, reveló que el gran acelerador de partí­culas registró hoy colisiones de protones a una velocidad de 2,36 teraelectrovoltios (TeV), actual récord mundial de energí­a, y que se prevé que alcance los 7 TeV a finales de marzo.

El Gran Colisionador de Hadrones (LHC) repitió su propio récord, alcanzado en noviembre pasado, nueve dí­as después de volver a ser encendido, tras la pausa invernal que lo mantuvo apagado dos meses y medio.

Heuer se mostró satisfecho por la manera en la que el LHC está funcionando y declaró que se trata de un sistema mucho más sofisticado de lo que era en octubre de 2008.

Entonces, una averí­a frustró las colisiones de los haces de protones que circulaban en direcciones opuestas a escasos dí­as de haber empezado a funcionar por primera vez, un problema que mantuvo paralizado el experimento durante catorce meses.

En una reunión con un grupo de periodistas, el responsable del CERN explicó que la meta ahora es alcanzar los 7 TeV (3,5 por cada haz) hacia finales de este mes, velocidad a la que el experimento se mantendrá durante aproximadamente dos años, pese a que su potencial real es de 14 TeV.

Enseguida, el sistema entrará en una pausa prolongada, para volver a funcionar a su máxima potencia en algún momento de 2013.

Enseguida, el sistema entrará en una pausa prolongada, para volver a funcionar a su máxima potencia en algún momento de 2013.

El cientí­fico dijo que esta decisión se basa en que “intervenir en esta máquina es mucho más complejo que en cualquier otra” y puso como ejemplo el hecho de que se requiere un mes completo para que el aparato alcance la temperatura en la que es posible realizar algún tipo de revisión directa.

Para las colisiones, el LHC necesita una temperatura de -271 grados centí­grados.

Heuer también comparó la gestión del acelerador a la de una persona que compra el primer prototipo de un automóvil.

Por sentido común, señaló, ese comprador “nunca conducirí­a su auto a la mayor velocidad posible, pues pasa lo mismo con el acelerador”.

A pesar de que funcionará a la mitad de su potencia durante dos años, el director general del CERN vaticinó “potenciales descubrimientos” en el campo de la fí­sica para finales de 2010.

“El LHC podrí­a ser la máquina ideal para expandir nuestro conocimiento del universo oscuro”, comentó.

Calificó el ambiente en el laboratorio de “fantástico”, con personal que “trabaja dí­a y noche” para hacer avanzar el experimento, en el que participan 2.250 personas y sobre el que realiza sus investigaciones un número similar de estudiantes de doctorado de todo el mundo.

Tras funcionar durante un largo periodo, el LHC entrará en una nueva fase de reposo, durante la que se revisarán y reforzarán las 10.000 conexiones que aseguran la buena marcha del acelerador, un túnel circular de 27 kilómetros de largo.

Heuer recordó que fue el fallo en una de esas 10.000 conexiones lo que ocasionó el desperfecto de 2008, con lo que justificó la necesidad de hacer este experimento “aún más seguro” antes de que alcance su potencial máximo en 2013.

Ví­a”EFE”