X

Tecnología

Samsung y Panasonic lanzan al mercado televisores 3-D en EE.UU

Foto: AP Foto/Shizuo Kambayashi

Samsung y Panasonic empezarán a vender televisores 3-D en Estados Unidos esta semana, inaugurando lo que muchos fabricantes esperan sea el comienzo de la era de la tercera dimensión en el hogar, pero en vista de que la nueva tecnologí­a requerirá unas gafas voluminosas y que hay poco que ver en ese nuevo formato podrí­an pasar muchos años más para ver si eso realmente ocurrirá.

Samsung Electronics Co. anunció el martes que puso a la venta dos equipos 3-D, que vienen con sus respectivos lentes y reproductores con la tecnologí­a Blu-ray de tercera dimensión. El precio mí­nimo de los paquetes es de 3.000 dólares.

Asimismo, Panasonic Corp. dijo que su primer equipo 3-D estará en las tiendas el miércoles.

Por el momento, no hay mucha programación disponible en 3-D para estos televisores. Samsung incluye un disco de la pelí­cula “Monsters vs. Aliens” en Blu-ray en sus paquetes.

Sony informó que a partir de junio venderá televisores de 40 pulgadas y hasta de 60 pulgadas, a precios que oscilarán entre 3.200 y 6.400 dólares.

Los fabricantes sacarán a la venta sus nuevos aparatos por primera vez en momentos en que los cinéfilos han mostrado gran entusiasmo por la más reciente ola de pelí­culas en tercera dimensión.

La semana pasada, la cinta “Alice in Wonderland” (Alicia en el paí­s de las maravillas) captó en taquilla 116,2 millones de dólares y superó los ingresos que tuvo en su primera semana la pelí­cula “Avatar”, que fue un éxito de tercera dimensión en invierno.

Aunque está claro que los aparatos para tercera dimensión en casa dependen de la tecnologí­a y de la demanda inicial de los entusiastas del cine casero, queda en suspenso si el resto de los consumidores están dispuestos a gastar 500 dólares arriba del precio de un televisor ordinario de tamaño similar y un reproductor Blu-ray de discos.

Los fabricantes de televisores confí­an en que sí­, debido a que los equipos con la mejora tecnológica más reciente y grande, la alta definición, han bajado de precio y cuestan menos de 500 dólares.

Un desafí­o es que para lograr el efecto de la tercera dimensión el espectador necesita ponerse unos lentes voluminosos que utilizan baterí­as a las cuales hay que recargar de vez en cuando.

Estos lentes carecen de la sencillez como los que se han repartido en los cines desde la década de 1950 para ver una pelí­cula en tercera dimensión.

Cuando se utilizan los lentes especiales, las luces de la sala y de las pantallas computarizadas parecen titilar, lo cual dificulta realizar actividades caseras mientras se ve una pelí­cula de tercera dimensión.

Copyright 2010 The Associated Press.