X

Tecnología

Reglas básicas para reparar su conexión inalámbrica a Internet

Foto: Archivo

Cuando usted está de viaje o se está moviendo dentro de su casa, las conexiones inalámbricas a Internet son esenciales. Pero eso no significa que éstas funcionen siempre como se desea o que sea fácil de comprender cuando algo falla.

Es por eso que el saber cómo configurar y reparar conexiones inalámbricas a Internet es vital. Veamos unas pocas reglas básicas.

LA MEJOR RED

En las zonas urbanas de las grandes ciudades es común hallar varias redes inalámbricas para elegir. En los sistemas Windows hallará la lista de redes disponibles dando con el ratón un clic derecho sobre el í­cono de redes inalámbricas en la bandeja del sistema. Cada red es identificada por el nombre SSD (Service Set Identifier), seleccionado por el dueño de la red.

El ver múltiples redes o puntos de acceso disponibles no quiere decir que todas están abiertas para que usted las use. Antes de seleccionar una, pase el cursor del ratón sobre cada nombre. Al hacerlo, un balón le dará información sobre la red, incluyendo si está asegurada mediante un protocolo WEP, WPA u otro sistema de seguridad. Si está asegurada no podrá usarla, a menos que conozca la contraseña.

Si hay una red no asegurada, podrá usted usarla para conectarse a Internet sin arriesgar nada. Pero en otros lugares tendrá que pagar por entrar online. Esto suele ocurrir en los aeropuertos, por ejemplo, en cuyos terminales los proveedores compiten por ofrecer acceso a Internet. Al intentar usar este servicio, será conducido a una página Web en la que tendrá que abonar una tarifa. En lugares públicos, como universidades, bibliotecas u hoteles, busque una conexión inalámbrica gratuita y no asegurada o hable con la empresa que provea ese acceso para que le informen de la manera de entrar online.

POTENCIA VS VELOCIDAD

Al seleccionar una conexión, verá una indicación de su velocidad y su potencia. Prefiera la potencia a la velocidad, porque una conexión estable es mejor que una conexión rápida que se cae periódicamente.

Es conveniente controlar de vez en cuando la potencia de su conexión actual. En Windows, hágalo clicando el í­cono de Acceso Inalámbrico a Internet en la bandeja del sistema. Se abrirá una ventana que le informará de la velocidad y la potencia de su conexión inalámbrica. Si la potencia es baja, cambie de lugar para ver si mejora la señal. Si el problema persiste, pruebe otra conexión o mueva su router inalámbrico, si es posible, o cambie el router por uno que dé más potencia.

RENDIMIENTO

Hay actualmente varias normas de conectividad inalámbrica, desde la 802.11b y la 801.11g hasta la 802.11n. La más usada es la norma 802.11g, que ofrece velocidades de hasta 54 Mbps (megabits por segundo). La más moderna, 802.11n, llega a los 300 Mbps, rivalizando incluso con las redes de cable, que son aún menos frecuentes.

El que la velocidad de su PC coincida con la de las redes inalámbricas disponibles en su zona es menos importante, puesto que las normas y los adaptadores más rápidos son en general compatibles retroactivamente con los más lentos. Aunque esto no es siempre así­. Puesto que a usted le incumbe elegir la conexión más rápida entre las que tenga disponibles, deberí­a conocer qué tipo de adaptador tiene en su PC. Lo menos deseable es una conexión inalámbrica que no funcione porque su adaptador interno es 802.11g cuando está tratando de conectarse a una red que sólo acepta la norma 802.11n.

Igualmente, si su laptop tiene un adaptador inalámbrico interno relativamente lento digamos un modelo 802.11b no necesita aguantarse con bajas velocidades hasta comprarse una nueva máquina. Porque hay muchos adaptadores disponibles. Modelos tanto USB como PCMCIA pueden dar a su viejo laptop una nueva vida con compatibilidad 802.11g o incluso 802.11n. Consulte en su tienda informática favorita local u online la amplia variedad de adaptadores inalámbricos disponibles. Hay adaptadores USB de norma 802.11n por 50 dólares (38 euros), mientras hay modelos 802.11g por la mitad de ese precio.

ENERGíA

Si se apaga su conexión inalámbrica o si en la bandeja del sistema de Windows ve una X roja en lugar del í­cono inalámbrico activo habitual, esto tiene varias soluciones.

Primero, cerciórese de si el plan de energí­a de su laptop no está ajustado para desconectar el adaptador inalámbrico a fin de conservar la energí­a. En el Panel de Control, visite los ajustes Opciones de Energí­a para ver qué componentes de su laptop están programados para apagarse en perí­odos de inactividad. Si observa que el adaptador inalámbrico se apaga y no se reenciende debidamente desde el modo Suspensión, trate de dejarlo siempre encendido.

No obstante, el que un adaptador inalámbrico no despierte debidamente tras un estado de suspensión puede tener su causa en un controlador. Consulte al fabricante de su laptop o de su adaptador inalámbrico para ver si tiene un controlador («driver») disponible.

SISTEMA OPERATIVO

El conectarse a la red más cercana disponible podrí­a ser algo simple, pero suele no serlo. No obstante, suele ser más fácil con las últimas versiones de Windows Vista y especialmente Windows 7 que en las versiones XP y anteriores. Si usted está trabajando aún con versiones viejas de Windows, considere la posibilidad de ponerse al dí­a. Tendrá así­ un mejor respaldo de controladores y será mejor guiado en la cercaní­a de una red inalámbrica. A fin de cuentas, lo que usted exige a una red inalámbrica es rendimiento sin problemas. Un mejor sistema operativo le acerca más a ese objetivo.


Ví­a»DPA»