X

Tecnología

¿Sabías que los mapas digitales pueden dar información falsa?

Foto: Cortesía de TN.com

(Caracas, 29 de septiembre. Noticias24). -Hoy en día las personas cuentan con los mapas digitales, teóricamente los más precisos, sin embargo estos también pueden dar direcciones equivocadas.

Lea también​:​ Facebook admite falla de seguridad que permitiría a piratas controlar 50 millones de usuarios

A finales de agosto por ejemplo, los usuarios de Snapchat en Estados Unidos comprobaron que su aplicación de mapas había renombrado a Nueva York, bautizándola con la expresión antisemita “Jewtropolis” (Judiotrópolis).

En Washington, Google Maps le cambió el nombre a un edificio del Senado tras la reciente muerte del senador John McCain. Y los investigadores han descubierto numerosas referencias falsas a hoteles y plomeros en Google Maps, aparentes intentos de manipular las búsquedas en inflar el tráfico o dirigirlo a sitios específicos.

Los mapas modernos son capaces de ubicar monumentos y atracciones, negocios y restaurantes, indicar dónde hay tráfico pesado y dar direcciones para llegar a un sitio.

Por otra parte hay otro elemento importante: la información que suministran algunos usuarios, que hace que los mapas se parezcan a Wikipedia, donde todo el mundo puede poner lo que desee.

Se recibe estos aportes bajo la noción de que, tomados en conjunto, darán información precisa. Pero mientras se recaba información de muchas fuentes, personas avispadas pueden manipular las cosas, al menos temporalmente.

Snapchat y otras aplicaciones usan la firma Mapbox, que recibe información de 130 fuentes, según su director ejecutivo Eric Gundersen. Una de esas fuentes es un proyecto similar a Wikipedia, llamado OpenStreetMap, que acepta aportes de todo el mundo.

Un usuario hizo allí 80 cambios, incorporando expresiones antisemitas, a principios de agosto. La información disponible revela que el mismo usuario anónimo dio nombres censurables a calles de Londres y llamó a Rusia “Commieland” (Comulandia). Los cambios fueron revertidos por OpenStreetMap en menos de dos horas, obra de otro contribuyente.

En Mapbox, sin embargo, las menciones antisemitas permanecieron 20 días antes de ser eliminadas.

La Fundación OpenStreetMap, una organización sin fines de lucro con sede en Cambridge, Inglaterra, dijo en un blog que las expresiones fueron pilladas y eliminadas de inmediato, pero que Mapbox usó la información falsa en sus programas y fue reproducida en miles de aplicaciones y portales.

El rey de la cartografía digital, Googlel Maps, no usa tantos contribuyentes desconocidos como OpenStreetMaps, pero también puede reproducir ediciones fraudulentas.

El grueso de la información que recoge Google Maps proviene de imágenes de satélite o de información del tráfico. Sin embargo, a nivel local, algunas entradas son sugeridas por los usuarios y son vulnerables a ataques.

Google dijo a la Associated Press que a lo largo de los años ha reducido las entradas fraudulentas “a niveles muy bajos” y que siempre está alerta y vigilante.

Sam Hind, investigador de la Universidad de Siegen, en Alemania, que estudia la tecnología de la navegación, dice que los especialistas que producen los mapas se han dado cuenta de que los usuarios tienen mejor información que los profesionales.

Con información de Panorama