X

Tecnología

La NASA está simulando una atmósfera alienígena aquí en la Tierra (+detalles)

Foto: Europa Press


(Caracas, 15 de marzo – Europa Press).- Los investigadores del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Pasadena, California, están cocinando una atmósfera alienígena aquí en la Tierra.

En un nuevo estudio, los científicos del JPL utilizaron un «horno» de alta temperatura para calentar una mezcla de hidrógeno y monóxido de carbono a más de 1.100 grados Celsius, aproximadamente la temperatura de la lava fundida. El objetivo era simular las condiciones que podrían encontrarse en las atmósferas de una clase especial de exoplanetas llamados «Júpiter calientes».

Los Júpiter calientes son gigantes gaseosos que orbitan muy cerca de su estrella madre, a diferencia de cualquiera de los planetas de nuestro sistema solar. Mientras que la Tierra tarda 365 días en orbitar el Sol, los Júpiter calientes orbitan sus estrellas en menos de 10 días. Su proximidad a una estrella significa que sus temperaturas pueden variar de 530 a 2.800 grados Celsius o incluso más calientes. En comparación, un día caluroso en la superficie de Mercurio (que tarda 88 días en orbitar el Sol) alcanza aproximadamente los 430 grados Celsius.

«Aunque es imposible simular exactamente en el laboratorio estos entornos de exoplanetas duros, podemos acercarnos mucho», dijo en un comunicado Murthy Gudipati, científico principal de JPL, quien encabeza el grupo que realizó el nuevo estudio, publicado en Astrophysical Journal.

El equipo comenzó con una mezcla química simple compuesta principalmente de gas hidrógeno y un 0,3 por ciento de gas monóxido de carbono. Estas moléculas son extremadamente comunes en el universo y en los primeros sistemas solares, y podrían componer razonablemente la atmósfera de un Júpiter caliente. Luego, el equipo calentó la mezcla a entre 330 y 1.230 grados Celsius.

El equipo también expuso la mezcla a una alta dosis de radiación ultravioleta, similar a lo que un Júpiter caliente experimentaría orbitando tan cerca de su estrella madre. La luz UV demostró ser un potente ingrediente. Fue en gran parte responsable de algunos de los resultados más sorprendentes del estudio sobre la química que podría tener lugar en estas atmósferas tostadas.

Los Júpiter calientes son grandes para los estándares de planeta e irradian más luz que los planetas más fríos. Tales factores han permitido a los astrónomos reunir más información sobre sus atmósferas que la mayoría de los otros tipos de exoplanetas. Esas observaciones revelan que muchas atmósferas calientes de Júpiter son opacas a grandes alturas. Aunque las nubes podrían explicar la opacidad, se vuelven cada vez menos sostenibles a medida que disminuye la presión, y se ha observado la opacidad cuando la presión atmosférica es muy baja.

Lea también: Movimiento inusual de la luna es capturado por la NASA (+video)

Los científicos han estado buscando otras explicaciones que no sean las nubes, y los aerosoles (partículas sólidas suspendidas en la atmósfera) podrían ser una. Sin embargo, según los investigadores del JPL, los científicos no sabían cómo se podían desarrollar los aerosoles en las atmósferas calientes de Júpiter. En el nuevo experimento, la adición de luz UV a la mezcla química caliente hizo el truco.

«Este resultado cambia la forma en que interpretamos esos ambientes nebulosos y calientes de Júpiter», dijo Benjamin Fleury, científico investigador del JPL y autor principal del estudio. «En el futuro, queremos estudiar las propiedades de estos aerosoles. Queremos entender mejor cómo se forman, cómo absorben la luz y cómo responden a los cambios en el medio ambiente. Toda esa información puede ayudar a los astrónomos a comprender lo que están viendo cuando observan estos planetas».

El estudio produjo otra sorpresa: las reacciones químicas produjeron cantidades significativas de dióxido de carbono y agua. Si bien se ha encontrado vapor de agua en las atmósferas calientes de Júpiter, la mayoría de los científicos esperan que esta preciosa molécula se forme solo cuando hay más oxígeno que carbono.

El nuevo estudio muestra que el agua puede formarse cuando el carbono y el oxígeno están presentes en cantidades iguales. (El monóxido de carbono contiene un átomo de carbono y un átomo de oxígeno). Y aunque se formó algo de dióxido de carbono (un átomo de carbono y dos átomos de oxígeno) sin la adición de radiación UV, las reacciones se aceleraron con la adición de luz de estrella simulada.