X

Tecnología

Cientí­ficos de la Universidad de Stanford crean un deportivo Audi que subirá una montaña sin piloto

En esta foto tomada el 1 de abril del 2010, Mick Kritayakirana, estudiante de la Universidad de Stanford, ofrece una demostración del sistema computarizado de un auto que no necesita conductor. (Foto AP/Paul Sakuma)

Puede atravesar terrenos disparejos, acelerar con rapidez y cruzar curvas marcadas como cualquier otro auto deportivo de alto desempeño, pero este Audi tiene algo único: no necesita un conductor.

El auto, bautizado como Shelley, es la última creación de cientí­ficos de la Universidad de Stanford que desarrollan tecnologí­a que podrí­a contribuir a que sea más seguro el manejo y a que un dí­a los autos comunes puedan manejarse solos.

El auto sin conductor enfrentará su prueba más difí­cil a finales del año, cuando deberá escalar la montaña Pikes Peak de Colorado, sede de la famosa competencia International Hill Climb, que ha retado a pilotos profesionales con sus niveles empinados y peligrosos caminos en zigzag desde 1916.

Investigadores del sector automotor ya han logrado diseñar autos experimentales que pueden manejar largas distancias y navegar la calles de una ciudad sin necesidad de un piloto.

Investigadores del sector automotor ya han logrado diseñar autos experimentales que pueden manejar largas distancias y navegar la calles de una ciudad sin necesidad de un piloto.

Pero en el caso del Shelley que recibió ese nombre en honor a Michelle Mouton, la primera mujer en ganar la carrera de Pikes Peak el equipo de Stanford está desarrollando un vehí­culo que puede moverse a altas velocidades bajo condiciones extremas.

«Intentamos crear un auto de carreras que sea independiente, un auto de competencia autónomo, un auto que pueda manejarse en los lí­mites» dijo el profesor de ingenierí­a de Stanford, Christian Gerdes, encargado del Centro de Investigación Automotriz de la universidad.

Puede que aún pasen años antes de que sea posible enviar una camioneta a recoger a los niños en la práctica de fútbol, pero este tipo de tecnologí­a ya ha logrado que se introduzcan funciones como el aparcado en paralelo automático y un radar de regulación de distancia que controla el frenado y la aceleración del auto en el tráfico.

Copyright 2010 The Associated Press.