X

Tecnología

La India acumulará 1,6 millones de toneladas de basura electrónica en 2012

Sin una estructura de reciclaje adecuada, la India afronta el desafí­o de gestionar 1,6 millones de toneladas de basura electrónica en 2012, una maraña de cables oculta en el trastero de su hasta ahora pujante sector de tecnologí­as de la información.

Según un estudio de Greenpeace India, el gigante surasiático acumuló 800.000 toneladas de deshechos electrónicos (e-waste, término en inglés) en 2007, y desde entonces la cifra ha ido creciendo un 20 por ciento cada año.

Greenpeace predice que estos residuos llegarán a doblarse en 2012 cuando se alcancen los 1,6 millones de toneladas -de acuerdo con las estimaciones de crecimiento del paí­s-, concentrados en Nueva Delhi, Bombay y la capital tecnológica, Bangalore.

Los deshechos electrónicos comprenden ordenadores, pantallas, discos, teléfonos móviles, reproductores, cartuchos de tinta, chips, cables y bombillas, así­ como neveras, lavadoras y todo tipo de electrodomésticos, viejos o defectuosos.

A falta de una estructura organizada –sólo hay dos pequeñas plantas oficiales en las sureñas Chennai y Bangalore– redes informales de trabajadores recogen estos aparatos de empresas y domicilios particulares y los transportan hasta grandes vertederos a las afueras de las urbes donde, uno a uno, los desmontan y seleccionan los materiales reutilizables para reventa.

Sólo en Nueva Delhi, Greenpeace calcula que trabajan alrededor de 25.000 personas en alguno de los procesos de reciclaje de basura electrónica.

Un responsable del área de e-waste de la organización ecologista denunció a Efe que esta manipulación se lleva a cabo desafiando el “peligro para la salud de los trabajadores” por los componentes tóxicos y radiactivos a los que están expuestos, y advirtió también del “impacto adverso en el medio ambiente”.

El Programa Medioambiental de la ONU (UNEP) alertó en un estudio presentado en febrero pasado, con datos de 2007, que la India verá aumentar en un 500 por ciento para 2020 la basura electrónica proveniente de ordenadores viejos, cifrada ahora en torno a las 275.000 toneladas anuales.

En el mismo año, los deshechos de teléfonos móviles en la India se multiplicarán por 18 en relación al nivel de 2007, cuando se acumularon alrededor de 1.700 toneladas, y superará así­ el ritmo de crecimiento de China.

“El mercado de segunda mano es lo que mejor funciona, porque aquí­ hay mucha gente de clase baja, por eso hay más demanda de estos productos”, admitió a Efe Ravi Sharma, propietario de un puesto de móviles en el mercado de compraventa Gaffar de Nueva Delhi.

Gaffar “es el mercado (de móviles) más grande de Asia, por eso gente de toda Delhi y de fuera de Delhi lo vende aquí­”, explicó.

Ajitabh Saxena, un vendedor de discos duros en Nehru Place, el palacio delhí­ de la electrónica de primera y segunda mano, confesó a Efe que aunque algunas de las piezas se las compra a clientes, pero que muchas otras las tiene que “conseguir” de los vertederos.

El estudio del UNEP, no obstante, advirtió de que las estimaciones de acumulación de basura no recogen los datos de importaciones que, aunque están prohibidas, suponen una parte importante de la acumulación de residuos electrónicos en la India y también en China.

Según Greenpeace, la India recibe de paí­ses extranjeros unas 50.000 toneladas de basura electrónica al año, sólo contabilizando ordenadores, móviles y televisores.

La organización alertó de que gran parte de estas importaciones se producen de manera ilegal bajo la apariencia de donaciones caritativas (a escuelas u ONG) de material tecnológico antiguo, que acaba aterrizando en el sector del reciclaje informal.

Aunque no hay datos exactos sobre las cantidades que las potencias más desarrolladas enví­an a los paí­ses en ví­as de desarrollo, el Gobierno indio ha admitido que existe una “enorme” importación en la India, y Greenpeace identifica a EEUU como el mayor exportador.

El Gobierno se comprometió en 2009 a elaborar para este año una normativa reguladora del tratamiento de la basura electrónica, que de momento no ha presentado aunque se esperaba para este mismo mes.

Ví­a EFE