X

Tecnología

Cientí­ficos crean mano robot que permite tocar y percibir sensaciones táctiles por Internet

Uno ya puede hablar y ver a los familiares y amigos online. Ahora, cientí­ficos de la Universidad China de Hong Kong inventaron una nueva mano robótica que permite también tocar y tomar la mano de otros a través de Internet.

En un desarrollo que podrí­a añadir una nueva dimensión a la transmisión de datos online
, los expertos crearon una mano cibernética que usa los impulsos eléctricos producidos por los músculos para enviar movimientos de las manos a través de los usuarios de las computadoras.

Actualmente, la mano, que se conecta a un brazalete electrónico, sólo es capaz de realizar movimientos básicos como asir, saludar y hacer la señal «V» de la paz y «O» para okay.

Actualmente, la mano, que se conecta a un brazalete electrónico, sólo es capaz de realizar movimientos básicos como asir, saludar y hacer la señal «V» de la paz y «O» para okay.

Sin embargo, los cientí­ficos a cargo del desarrollo dijeron que con más inversión en investigación y sintonización tecnológica, algún dí­a se podrí­a realizar una gran cantidad de movimientos.

Hasta podrí­a ser posible hacer copias exactas a medida de la mano de una persona para conseguir una experiencia más real y personal, añadieron.

El profesor Liu Yunhui, quien encabeza el equipo de investigadores, dijo que la mano robótica es capaz de imitar casi instantáneamente el movimiento original de la mano humana y ofrecer una sensación táctil.

La mano cibernética está ahora esperando una patente y se aspira a que salga al mercado para la época de Navidad a un precio de entre 30 y 50 dólares por una mano con brazalete y sensores. Sin embargo, los usuarios deberán comprar un par para aprovechar totalmente la experiencia táctil a través de Internet.

El equipo de Liu presentó el artefacto en una exposición de tecnologí­a internacional en Hong Kong, que se realizó esta semana.

La mano, según Liu, trabaja usando los impulsos eléctricos generados por los músculos que toman contacto. Estas señales son captadas por un sensor electromiográfico que se usa en la muñeca del brazo de la persona que realiza los movimientos.

La computadora recibe las señales y usa un software para analizarlas y calcula qué músculo es usado y la fuerza de cada movimiento.

Esta información es entonces transmitida a través de Internet a la computadora del receptor, donde las señales son transformadas en instrucciones para la mano robótica receptora.

«En este momento, la función no es perfecta y no se puede realizar una copia exacta, en parte porque la mano robótica es diferente a la humana en términos de los grados de libertad de movimiento que tiene», indicó Liu.

El especialista dijo que hay ciertas demoras en el procesamiento y que además existen problemas mecánicos, pero cree que será posible realizar en el futuro movimientos más sofisticados.

Nuestro objetivo del proyecto era fabricar un juguete. Pretendí­amos que tuviera un costo bajo

«El principal obstáculo que tenemos en el momento es el costo. Nuestro objetivo del proyecto era fabricar un juguete. Pretendí­amos que tuviera un costo bajo, por lo que hay restricciones en cuanto a la cantidad de dinero que podemos gastar», señaló Liu.

«Si uno quiere más destrezas, es posible, pero uno necesita más motores y por lo tanto hay que gastar más dinero».

Los prototipos tienen un diseño básico, pero Liu dijo que hay conversaciones en marcha con un fabricante para crear una mano de caucho de silicona en la que se podrí­a controlar la temperatura para dar una apariencia y sensación más natural, o tener diferentes tamaños.

También serí­a posible producir una mano a medida escaneando una mano y pidiendo al fabricante que haga una réplica. «Pero eso serí­a caro», indicó Liu.

El profesor dijo que la intención original del equipo de investigadores era desarrollar algo que pudiera ayudar a las familias a mantenerse conectados.

«Si bien ellos pueden demostrar sus afectos a través de las comunicaciones telefónicas, la sensación fí­sica es mejor para expresar amor. Con el sistema, las personas mayores y sus hijos y nietos podrí­an tocarse y darse la mano ví­a Internet y mostrar afecto directamente», señaló.

Sin embargo, afirmó que el sistema podrí­a tener también una aplicación médica, al permitir a pacientes que sufrieron un accidente cerebrovascular (ACV) realizar la rehabilitación en sus propias casas.

«Con el sistema, pacientes con ACV pueden recibir un tratamiento fisioterapéutico manual en casa. El sensor de electromiografí­a superficial también puede ayudar a los médicos a monitorear el progreso de la recuperación de un paciente al detectar constantemente su nivel de contracción muscular».

En el futuro también podrí­a haber aplicaciones para los circuitos de datos online.

Por Hazel Parry
DPA