X

Tecnología

Fracasó lanzamiento del cohete con motor criogénico en la India

Foto:AFP PHOTO/STR

La India fracasó hoy en su primer intento de lanzar un cohete propulsado con un motor criogénico de construcción nacional, al desviarse la nave de su trayectoria por una averí­a en dos motores auxiliares poco después del despegue.

La nave, un vehí­culo de lanzamiento de satélites conocido como GSLV-D3, se elevó desde la base de Sriharikota, en el sureste de la India, pero la Organización india de Investigación Espacial (ISRO) perdió el contacto con la misma segundos después.

“El vehí­culo comenzó a caer y perder altura, porque dos motores no arrancaron”
, dijo a la agencia india IANS el jefe del ISRO, K. Radhakrishnan, quien asistí­a a su primer lanzamiento desde que tomó posesión del cargo.

Según fuentes de la organización, el motor principal se activó 300 segundos después del despegue, que tuvo lugar a las 17.00 hora local (11.30 GMT), pero no fue acompañado por dos motores criogénicos Verinier de tipo auxiliar.

El ISRO dejó de recibir señales desde la nave 505 segundos después del despegue, cuando ésta se encontraba a unos 60 kilómetros de altura.

Los cientí­ficos han tardado 18 años en poner a punto la compleja tecnologí­a criogénica
, una misión que le cuesta al estado indio unos 3.300 millones de rupias (unos 74 millones de dólares), y ahora buscarán repetir el lanzamiento el año próximo, dijo Radhakrishnan.

El GSLV-D3 debí­a encargarse del transporte de un satélite de comunicaciones, el GSAT-4.

Con la tecnologí­a criogénica, los cientí­ficos indios buscan situar al paí­s en el reducido grupo de potencias que cuentan con esta capacidad, actualmente Estados Unidos, Rusia, China, Japón y el consorcio aeroespacial europeo.

Hasta ahora, sus lanzamientos anteriores habí­an contado con motores de fabricación rusa.

Estos motores, que usan hidrógeno lí­quido como combustible, proporcionan un empuje adicional que permite el lanzamiento de satélites más pesados en órbitas de transferencia geosí­ncrona (GTO) a alturas de 36.000 kilómetros sobre el ecuador.


Ví­a”EFE”